Competencia oficial | Review

Antonio Banderas y Penélope Cruz se unen a Oscar Martínez para esta mordaz y divertida parodia sobre el frívolo mundo del cine y el poder del ego en el ser humano.  

Competencia Oficial (2021)
Puntuación: ★★★★
Dirección: Gastón Duprat y Mariano Cohn
Reparto: Antonio Banderas, Penélope Cruz, Oscar Martínez, Irene Escolar, José Luis Gómez y Manolo Solo
Disponible: Star Plus

Por fin hemos podido ver una de las películas más esperadas del año y de entrada podemos decir que ha valido la pena y se convierte en una de las mejores películas del 2022. La parodia creada por Gastón Duprat y Mariano Cohn es un viaje tremendamente divertido sobre el mundo del cine, incluso podemos ver esos matices de “The Square” de Ruben Ostlund pero desde la mirada de la industria cinematográfica.

Competencia oficial es protagonizada por Penélope Cruz y Antonio Banderas, y logra mantener un ritmo controlado que es acompañada por chistes visuales y un conocimiento interno de las variadas pretensiones dentro del cine que hacen de este un vehículo consistentemente divertido.

El filme arranca cuando el millonario Humberto Suárez (JoséLuis Gómez) en su 80 cumpleaños se encuentra en una crisis existencial. Preocupado por la falta de legado, decide financiar una gran película sin ninguna visión además de contratar a las mejores personas para el trabajo. Esto lo lleva a la puerta de la diosa del cine de autor Lola Cuevas, cuyos créditos ficticios incluyen «The Inverted Rain», «Void» y «Haze». Diseñado, a pedido de Cruz, con una mata de rizos, representa el tipo de directora impulsada por la búsqueda de la verdad y que llevará a sus actores allí por cualquier medio necesario. Lola quiere adaptar un libro ganador del Premio Nobel llamado “Rivalry” sobre dos hermanos en guerra y elige al popular actor Félix Rivero (Banderas) junto al serio artesano Iván Torres (Oscar Martínez) en los papeles.

La hábil dirección de Cohn y Duprat hacen que el elenco uniformemente excelente transmita el mensaje sobre la naturaleza precisa de esta comedia. Está calibrado para ser inexpresivo, pero no sardónico, y ridículo sin ser una farsa. Los métodos de Lola son lo que se puede llamar con seguridad «no convencionales». Incluso en un momento ella contrata una grúa para suspender una roca sobre los dos hombres mientras ensayan una escena en la que deben responder a una muerte, y Félix lanza miradas de preocupación a la roca que cruje siniestramente sobre ellos. 

El personaje de Cruz, Lola es tan cautivador como el de Madres Paralelas de Pedro Almodóvar, demostrando el nivel de actriz, su Lola es extremadamente divertida sin convertirse nunca en una caricatura. Varias escenas sensuales se rocían ligeramente a lo largo de la película, y Cruz clava lo que podrían ser momentos desechables para sacudir este lado de Lola con entusiasmo. Es la estrella del filme y nadie le roba la cinta.

Banderas juega en su charco, y tiene una pelota absoluta aquí como un playboy con casi tantos premios como necesidades dietéticas, siempre mantiene el nivel y logra robarse varios momentos, pero brilla más cuando comparte pantalla con el personaje de Iván, quien es lo opuesto a él.

El guion, escrito por los dos directores y el guionista adicional Andrés Duprat, adopta un enfoque de igualdad de oportunidades para ensartar a cada uno de los hombres, divirtiéndose infinitamente al combinar técnicas de ensayo con dinámicas reales. Lola hace que se insulten como un ejercicio para generar tensión fraternal, pero los actores continúan mucho después de que ella ordena que se detengan. Las técnicas de Lola incluyen innovaciones audaces que sería una pena estropear.

La cinta plantea una crítica cruda y sincera al mundo frívolo del cine, al de los egos y al orgullo que muchos profesionales cargan. También hace eco a las vanidades de las personas y como estas están por encima de la humanidad.

El fascinante sentido del humor de la cinta se apoya de los recursos que posee el filme como es la dirección de arte, logrando que varias escenas se eleven; por otro lado, hay que hacer mención de los interesantes diseños de vestuario que carga el personaje de Lola, quien son una pieza clave para entender a la curiosa mujer. En otras palabras «Competencia oficial» es un placer para la vista, elevado por un trío de actores que se entregan por completo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.