El hombre del norte | Review

Robert Eggers reúne a Alexander Skarsgård, Nicole Kidman y Anya Taylor-Joy en una de las películas más brutales, fascinantes e intrigantes sobre la versión del mito nórdico que inspiró Hamlet.

El Hombre del Norte (2022)
Puntuación: ★★★★★
Dirección: Robert Eggers
Reparto: Alexander Skarsgård, Nicole Kidman, Anya Taylor-Joy, Willem Dafoe, Ethan Hawke, Björk, Claes Bang y Ralph Ineson
Disponible: Estreno en Cines

El interesante director Robert Eggers sigue sorprendiendo en su tercer largometraje que no dejará a nadie indiferente a la hora de construir un «Scndi noir» (termino utilizado en varias fuentes) cargado de venganza a la hora de contar la leyenda escandinava sobre Ameleth, un joven noble que intenta vengarse sangrientamente del tío que asesinó a su padre y se casó con su madre viuda; es el cuento que inspiró la obra Hamlet de Shakespeare, pero a diferencia de famosa obra «El hombre del Norte» borra toda esa melancolía existencial angustiada que injerto Shakespeare y la lleva a un héroe musculoso, sangriento y decidido.

Sin dudas podemos utilizar muchos adjetivos para referirse al filme de Eggers, pero todos esos se pueden quedar cortos a la hora de expresar toda esa testosterona violenta, oscura que sumerge al espectador en un viaje a las profundidades de la cultura vikinga.

Alexander Skarsgård interpreta a Amleth, quien de niño presenció el asesinato de su padre, el rey Aurvandil, interpretado por Ethan Hawke, que realmente no hace mucho pero su nombre ayuda a darle más cache al filme. Los culpables eran secuaces a sueldo de su engañoso tío Fjölnir, interpretado magistralmente por Claes Bang, quien logra ponerse de tú a tú con Skarsgård, no solo en el sentido actoral, si no de cuerpo y presencia.

El asesino luego se casa con la reina de Aurvandil, Gudrún, interpretada con una presencia esbelta pero acerada y de ojos penetrantes por Nicole Kidman, quien roba cada escena que tiene, y que hay decirlo, si fue nominada al Oscar por una cinta tan mediocre como Being the Ricardos, deberíamos estar hablando de una nueva mención, lo que hace Kidman es terrorífico, fascinante e incluso seductor. La primera vez que vemos a Gudrún es cuando su madre regaña al joven Amleth (Oscar Novak) por entrar corriendo en su habitación mientras se viste: Eggers y el guionista Sjön nos animan a sospechar en broma que habrá algún tiempo en el futuro. cuando Amleth tendrá un encuentro íntimamente desnudo con su madre. Así lo demuestra, y Kidman obtiene una escena absolutamente sensacional.

Amleth sobrevive a la masacre de su tío, este escapa y se convierte en un hombre fornido obsesionado con su destino brutal y sin remordimiento.

Eggers busca retratar correctamente la cultura escandinava de esa época lo más fielmente posible, y es por eso que todo la trama se desarrolla en un panorama desolador cargado de violencia incesante, cambiando periódicamente de un color de especie de monocromo sombrío como son los momentos de los hongos, la tradicional escena del banquete vikingo en la que Fjölnir se irrita con el bufón de Aurvandil, Heimir, interpretado por Willem Dafoe, o los cánticos profetas de las brujas que en este caso una es interpretada por Björk, cuyo único momento es por mucho uno de los puntos altos de la cinta.

Incluso el director para darle más realismo mágico a la obra utiliza mucho en su fotografía luz natural, y en algunos casos solo se ilumina con la luz de las antorchas o fogatas, y solo logramos ver los rostros en formas de siluetas de los personajes.

Como mencionamos al inicio, esta historia es la inspiración de Hamlet, claramente tendremos la parte romántica del cuento, y es ahí donde entra el personaje de Anya Taylor-Joy llamada Olga, una esclava del tío de Amleth, que este conoce cuando regresa de su exilio para vengarse y le ayuda al príncipe en su plan destructor.

El hombre del Norte de Eggers es una obra violenta y caótica que habla sobre el círculo de la violencia, de las decisiones como seres humanos entre amar y odiar, y que en algunos casos no hay opciones. También habla sobre el destino, sobre la toxicidad masculina. Es un filme increíble que cuando lo estás viendo no puedes apartar la mirada. Sin duda estamos hablando de una de las mejores películas del año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.