Fresh | Review

El debut de Mimi Cave es una feroz comedia oscura sobre una mujer que descubre que su nuevo novio tiene un terrible secreto.

Fresh (2022)
Puntuación: ★★★
Dirección: Mimi Cave
Reparto: Sebastian Stan, Daisy Edgar-Jones, Andrea Bang, Charlotte Le Bon y Brett Dier
Disponible: Star Plus

En nuestra actual vida moderna, hay un terror que impera en la sociedad y es el de las llamadas citas «románticas», especialmente en las primeras cuando conoces a una persona; pero todo ese miedo se eleva en el nuevo concepto de las «citas modernas», un juego cargado crueldad y de una rutina aparentemente interminable de desilusión y dolor que casi todos hemos vivido y más cuando lo has jugado en muchas ocasiones.  

En Fresh, el vibrante debut de la directora Mimi Cave, conocemos a Noa (Daisy Edgar-Jones), ella está exhausta de ese juego que impone la sociedad actual sobre conocer chicos y así tener una relación. El filme inicia con una escena sobre una primera cita que es creíblemente odiosa, ella es informada por el chico que está conociendo que usa una bufanda llamativa que las mujeres ya no son tan femeninas como deberían ser, dicho comentario lo hace desde la crítica de la ropa que llevan actualmente, dicho monologo hace que Noa automáticamente pierda interés y gire un poco los ojos, por lo cual el hombre en cuestión le grite «perra engreída».  

Noa un poco desilusionada sobre la idea de conocer al hombre ideal, un día conoce a Steve (Sebastián Stan) en el pasillo de productos frescos del supermercado local, su encanto la toma por sorpresa, un extraño guapo, entusiasta y emocionalmente disponible que habla tanto como escucha. Comienzan a salir y mientras su mejor amiga Molly (Jojo T Gibbs) alarmada por la falta de presencia en las redes sociales de este, ¿una señal de alerta en la década de 2020, seguramente? – Noa se permite creer poco a poco que tal vez finalmente está conociendo al chico ideal, pero el destino le tiene una sorpresa que ella no está preparada y el encanto de Steve tiene un precio.  

Fresh, arranca con un primer acto con un estilo a una comedia romántica, pero cuando ocurre el giro de la historia a los 30 minutos audazmente nos muestran los créditos iniciales, y es así como pasamos de una dulce comedia romántica sabor a melocotón a una obra amarga, sangrienta y llena de humor negro. Sería un spoiler, detallar exactamente cuál es la gran revelación, aunque Cave nos da amplias señales de advertencia: el título, la ubicación de la reunión inicial, las referencias a la comida… la naturaleza general de esto no es una sorpresa. pero los detalles si lo son. 

Se puede decir que «Fresh» juega en las líneas de los «thrillers sociales», como Get Out de Jordan Peele, y en este caso es la metáfora con la que aborda la directora el tema de como muchos hombres ven a las mujeres, que en ocasiones dicho concepto se subraya en casi toda la narrativa, pero pese a ese detalle Kahn no toma atajos con sus personajes que, en su mayor parte evitan caer en los comportamientos fácil que podrían tener. 

Otro detalle que con el que juega la cinta es la forma en que monta algunas escenas que en ocasiones toma la sutileza para mostrar actos grotescos, incluso cuando la cinta roza elementos del cine de serie B o muestra un estilo parecido al de Promising Young Woman, con la paleta de colores, o la crítica hacia la sociedad.  

La crítica fuerte sobre las citas modernas, el uso de aplicaciones para encuentros sexuales y todo ese tema, la obra los aborda muy directamente especialmente desde la perspectiva de las mujeres, y en la forma que expone los peores impulsos y deseos egoístas de las personas; la película aborda en particular cómo se juzga, comparte y abusa de los cuerpos de las mujeres. 

El principal problema de Fresh, es un acto final frenético, abrupto y con algunas decisiones poco cuestionables, incluso con una broma fuera de tono que no aporta mucho, incluso la sutileza con la que venía trabajando desaparece. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.