Libertad | Review

El debut de Clara Roquet es una mirada ligera y sin muchas complejidades desde la perspectiva de dos adolescentes de mundos distintos.  

CRFIC 2022 | Libertad (2021)
Puntuación: ★★★½
Dirección: Clara Roquet
Reparto: María Morera, Nicolle García, Nora Navas, Vicky Peña, Carol Hurtado, Maria Rodríguez Soto y David Selvas.

Clara Roquet se une a un grupo de cineastas españolas que han creado filmes en los últimos años íntimos y retratados desde la mirada de una adolescente o de una niña como fueron Las niñas de Pilar Palomero o Verano de 1993 de Carla Simón, todos estos al igual que Libertad, son cintas que analizan los acontecimientos vividos en la adolescencia y cómo dichos sucesos van configurando el carácter de esas futuras adultas.

Libertad transcurre durante un periodo corto de tiempo en algún lugar de la Costa Brava, durante unas vacaciones familiares donde buscan pasar un tiempo indeterminado con la abuela llamada Ángela, quien enferma de Alzheimer y vive bajo los cuidados de Rosana, la empleada de hogar de la familia y es colombiana.

En el grupo de familia viaja la joven Nora con su madre Teresa y hermana. Este verano el carácter y la forma de ser de preadolescente están en un cambio y ella se siente perdida dentro de su mundo interior. Jugar con los pequeños resulta aburrido, interactuar con los adultos es en la mayoría de los casos incomprensible. Nora se siente lejana del mundo, piensa que nadie de su familia la comprende y que todos viven en apariencias y con comodidades. A todo eso su padre está distante y se está divorciando de su madre.

En la casa de la abuela, Rosana carga con un pasado que se ve interrumpido con la llegada de su hija, quien carga con el nombre de la película: Libertad, una chica de 15 años que siente mucha rabia por su madre ya que no se ven desde hace años cuando su madre emigró a España.

Libertad vive bajo una falsa espontaneidad, rebeldía, carácter y frescura que altera la paz de la familia que contrató a Rosana, especialmente en Nora que verá a la chica como un nuevo mundo más allá de su jaula de cristal donde la tiene encerrada su madre Teresa, interpretada por Nora Navas, quien es una auténtica roba escenas, debido a la naturalidad que refleja mientras vive el cambio de su hija y la enfermedad de su madre.

Roquet construye un filme que en apariencia es sencillo, pero la forma de narrar y mezclar las distintas generaciones es lo que hace a la cinta disfrutable, especialmente en la forma que vamos conociendo a cada personaje y sus mundos.

El filme juega mucho con el interior de la casa familiar, la costa, y ciertas localizaciones del pueblo cercano al caserón; mientras que como un puntal fundamental de la trama coloca a Ángela, la abuela, con su Alzheimer avanzado, siendo el personaje que obligue a mover las fichas de la historia.

La cinta juega con base al concepto de la libertad ¿pero que es la libertad?, es el sentimiento de Nora de conocer otros mundos, el de Libertad y las ganas de volver a su hogar, o el de Ángela, quien tiene una muerte asegurada; realmente la cinta nunca cuestiona su propio nombre y cuál es la libertad que busca contestar, simplemente el guion coloca a los personajes como una ráfaga de sentimientos que de una u otra los van a encontrar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.