Espíritu sagrado | Review

El primer largometraje Chema García demuestra su ingenio a la hora de crear historias tan absurdas partiendo de lo cotidiano mientras construye un trasfondo oscuro.

CRFIC 2022 | Espíritu sagrado (2021)
Puntuación: ★★★½
Dirección: Chema García Ibarra
Reparto: Nacho Fernández, Llum Arques, Joanna Valverde y Rocío Ibáñez

Los mitos, las leyendas urbanas o los OVNI son algunos de los temas que han estado en el pensamiento humano desde hace años y forman parte de la sociedad moderna, mismos que nos han generado preguntas que todavía muchas de ellas no tienen respuestas, y son esas mismas teorías, cuestionamientos que tienen el grupo de protagonistas de la ópera prima de Chema García Ibarra Espíritu sagrado.

Los peculiares personajes pertenecen a la Asociación de Ufología OVNI-Levante, cuando los conocemos están en la reunión número 37, los miembros son unos inadaptados obsesionados con los extraterrestres de Elche, dicho asamblea será la última presidida por el presidente Julio antes de que fallezca y deje el timón a su segundo al mando, el «Faraón Cósmico» José Manuel (Nacho Fernández). No es exactamente el mejor momento para una reorganización del gabinete, considerando que el OVNI-Levante de seis miembros ha pasado los últimos meses (¿años?) Preparándose para un evento cósmico que, según ha prometido el presidente, cambiará el mundo tal como lo conocemos. La fecha se avecina; no hay tiempo que perder. Todo va sucediendo mientras nos vamos enterando que una niña llamada Vanessa, que es la sobrina de 10 años de José Manuel, está desaparecida desde hace 25 días.

Espíritu Sagrado es una cinta oscuramente surrealista, que roza la comedia y el drama, mientras juega con el realismo social y el ocultismo, el primer largometraje de Chema García Ibarra es un OVNI en sí mismo como su propia metáfora que alude en todos los intentos de encasillamiento. La película trata sobre muchas cosas: un clan de entusiastas alienígenas, un bar de tapas (el de José Manuel), un sindicato del crimen transnacional, una familia disfuncional (también la de José Manuel), una niña desaparecida, pero sobre todo trata sobre un lugar, la ciudad natal de García Ibarra. de Elche, y las gentes encalladas en él, sus ritos, creencias y cosmogonías.

La variedad de personajes es lo que hace entretenido al filme, por un lado está una anciana que pasa advirtiendo a la gente sobre una red de tráfico de órganos en Europa del Este; un patrón silencioso vestido de capitán de barco; una mujer llamada Andrea, miembro de OVNI-Levante, que parece pertenecer a prácticamente todas las pandillas de conspiración que se te ocurran (y algo más); un predicador que se hace llamar Piloto del Alma Cósmica; Clips de YouTube y programas de televisión que hablan sobre «los científicos alienígenas»; también tenemos a una pandilla de lunáticos que profetizan el regreso del Ojo, hay de todo y lo mejor es fluye a la hora de ir construyendo la historia, que en un principio no aterriza claramente pero cuando toma partida los acontecimientos se van mezclando para llegar a un punto siniestro e impactante.

El guion hace un excelente trabajo satirizando las paranoias de nuestros tiempos como son las conspiraciones. El humor es muy subjetivo, pero aquí brilla más que nunca ya que muchos se pueden identificar con las cosas que vemos en pantalla. La ironía está hábilmente contenida.

Tal vez se le puede atacar al filme de utilizar todo ese humor negro y sarcástico para no mojarse mucho más fuerte a la hora de tocar temas tan graves y complejos como es la pedofilia. Su giro final deja el humor de lado correctamente y termina cuestionando todo lo que nos han hecho creer, y dudar, antes. No tiene sentido estropear nada aquí, pero su cierre es impresionante, que puede generar mucha conversación. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.