Blue Bayou | Review

Blue Bayou de Justin Chon con Alicia Vikander es un drama sobre un hombre adoptado, que lucha por mantener a su familia mientras se enfrenta a la deportación.

Blue Bayou (2021)
Puntuación: ★★★
Dirección: Justin Chon
Reparto: Justin Chon, Alicia Vikander, Mark O’Brien, Sydney Kowalske y Linh Dan Pham
Disponible: VOD Google Play

Si algo que siempre se ha identificado al ser humano es la idea del sentido de pertenencia, y por eso la pregunta que nos hacemos ¿De dónde somos? Es la idea que juega la película Blue Bayou; pero la obra Justin Chon no la hace en tono de existencia o algo en torno a lo divino, sino que lo lleva al ámbito social, creando una crítica sobre las leyes hacia las personas adoptadas en los Estados Unidos.

Dicha pregunta es con lo que inicia el filme, aunque en una variación diferente. («¿De dónde eres, cómo naciste?»), dicho cuestionamiento es lo que ilustra la vida de Antonio (el protagonista), a quien se le atropella el derecho a vivir en un país que realmente no eligió vivir, si no que fue impuesto cuando era un niño y ahora las propias leyes lo acusa de ilegal.

El cineasta Justin Chon, hace una crítica dura hacia el sistema político que lleva años deportando a decenas de miles de adoptados de los Estados Unidos, gracias a un vacío legal que la ley ha estado explotado y que solo protege a los niños nacidos después de 1983.

Después de un altercado con un oficial de policía, el coreano-estadounidense Antonio se encuentra en riesgo de convertirse en una adición más a la larga lista, a pesar de que fue traído a los Estados Unidos a la edad de tres años y ha vivido en Luisiana durante más de 30 años. Blue Bayou hace una observación a la vida de este pobre hombre que vive con su Kathy (AliciaVikander) quien está embarazada y su hijastra; mientras intenta lidiar con su vida ya complicada antes de enterarse que puede ser deportado ilegalmente, por lo cual lo llevará a buscar de alguna manera dinero para pagar un abogado.

Blue Bayou, intenta ser una película sobre dicho tema y al mismo tiempo cuestionar sobre el sentido de pertenencia, pero en ocasiones se desvía de sus propios temas y se enfoca en la historia de amistada entre Antonio y Parker (Lihn Dan Pham), una refugiada vietnamita de voz suave que padece de cáncer en su última etapa. Aunque dicho personaje se usa para hacer que Antonio pueda pensar en sus propias raíces, hace que la historia de ambos personajes no logre calzar con la columna vertebral de la trama central.

Pero eso no significa que Chon le saque provecho a dichos momentos, ya que el director logra ilustrar con una belleza que el ser asiático no es una identidad única, sino una integración de diferentes culturas. «Vietnam y Corea tienen mucho en común», menciona el padre de Parker, sin embargo. “Ambos hemos tenido guerras. Tenemos muchas historias tristes. Pero estamos aquí, a pesar de nuestras diferencias. Uniendo nuestras vidas dispares.»

Sí algo hay que destacar es como Chon logra con la fotografía recrear los momentos más íntimos en la vida de esta pareja, y especialmente hace a la ciudad de Luisiana un personaje más, la forma en que coloca a los personajes a contraluz o como la cámara enfoca al personaje montado en una motocicleta hace que podamos sentir es intimidad más fuerte, lo cual muchos de esos planos se sienta como la influencia del director Wong Kar-wai, claro ejemplo como Justin Chon nos retrata la tienda de tatuajes donde trabaja Antonio.

Podemos decir que Blue Bayou logra construir varias intensidades muy humanamente, haciendo que uno como espectador conecte con Antonio y Kathy, pero en su actor final la cinta toma decisiones poco favorables que hace que todo se vuelva demasiado dramático, a eso hay que sumarle que agrega un tema (importante y relevante) que no tiene sentido con lo que está ocurriendo ya que no lo desarrolla y solo se siente como para crear más drama: la inclusión de un policía villano de dibujos animados.

Blue Bayou podría haber sido una película que cuestiona profundamente las formas en que el sistema judicial les falla a los inmigrantes, pero termina siendo una telenovela sin el milagro de la Rosa de Guadalupe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *