The French Dispatch | Review

En The French Dispatch, Wes Anderson plasma todo su estilo característico con un elenco de primera, incluido Bill Murray y Frances McDormand, para hacer un tributo placentero al periodismo.

The French Dispatch (2021)
Puntuación: ★★★★
Dirección: Wes Anderson
Reparto: Benicio del Toro, Frances McDormand, Jeffrey Wright, Adrien Brody, Tilda Swinton, Timothée Chalamet, Léa Seydoux, Owen Wilson, Bill Murray, Saoirse Ronan y Willem Dafoe
Disponible: Estreno en cines

El nombre de Wes Anderson se ha posicionado en la industria del cine como un director cuyo estilo único y muy específico, como son esas voces en off sonoras o esas composiciones rectilíneas detalladas; sabes que es algo que no se puede ver en ninguna otra punto, llegando a que muchas personas lo utilicen de referencia para estudios de cine o fotografía incluso.

Es por eso, que hay que decir que The French Dispatch, es la película más Wes Anderson, esto se dice en el sentido bueno y malo. El estilo del peculiar director está plasmado en cada uno de los fotogramas (cosa lógica) pero a un nivel más elevado, hay más humor clásico, más elegancia, más invención excéntrica, más originalidad, más personajes, más situaciones que solo pueden vivir en este universo; en otras palabras hay más de Anderson, llegando en ocasiones a que todo ese conjunto termine de chocar en sus propias ambiciones, pero que es un placer de verlo mientras se escucha la hermosa composición de Alexandre Desplat.

The French Dispatch es un tributo a la famosa revista New Yorker, conocida tanto por su legendaria lista de escritores, como por su famosa insistencia en los estándares de la cultura universitaria con dibujos animados distintivos y un diseño tipográfico sofisticado que era dirigido a un público estadounidense muy específico.

The French Dispatch es un suplemento especial en un periódico ficticio de Kansas, una guía de la vida intelectual de Francia producida en el apogeo de la revista a finales de los 60 por una galería de brillantes expatriados estadounidenses en la imaginada ciudad provincial francesa de Ennui.

El filme es una especie de antología de relatos cortos, basadas en las interpretaciones de distintos reportajes de sus escritores superestrellas, quienes casi todos tienen alguna participación personal con lo que está sucediendo, donde cuestionan la neutralidad periodística.

El propietario y editor de dicha revista es el tímido pero autoritario Arthur Howitzer Jr, interpretado por Bill Murray, una figura claramente basada en Harold Ross, pero también, quizás, al fallecido Robert B Silvers del New York Review of Books.

The French Dispatch abre con un prólogo y cierra con un epílogo que trata sobre la muerte del primer y único editor en jefe de la revista del mismo nombre, Arthur Howitzer Jr. Dado que la revista, que es una subdivisión de Liberty, Kansas Evening Sun, esta tiene el mandato de cerrarse después de su fallecimiento, por ende la trama del filme desarrolla la creación de las noticias del último número, así como en un elogio para el propio Howitzer Jr.

Cuando ven que el último número tiene demasiados artículos, muchos de los cuales se han extendido en varios miles de palabras, Howitzer elige no cortar nada, más que «encoger la cabecera, sacar algunos anuncios y comprar más papel».  De ahí lo que sigue es ir conociendo las historias y los personajes que van a integrar dicho lanzamiento.

Tilda Swinton es una crítica de arte, quien cuenta la historia del asesino convicto Moses Rosenthaler (Benicio Del Toro) para quien la guardia de la prisión Simone (Léa Seydoux) actúa como modelo y musa; mientras lidian con las locuras de un inversor (Adrien Brody). Frances McDormand es Lucinda Krementz, una escritora que se sumerge profundamente en la agitada escena revolucionaria estudiantil de Ennui-Sur-Blasé, donde termina involucrada en una aventura con el líder de la revuelta (Timothée Chalamet).

Después tenemos la de Jeffrey Wright, un hombre gay de color y escritor gastronómico, que relata en una entrevista televisiva su intento de entrevistar al jefe de policía especial, el teniente Nescafier, cuyo trabajo es proporcionar comida especial para les flics , y posterior testimonio de Roebuck sobre el secuestro del hijo del comisario (Mathieu Amalric). Y, por supuesto, como película de Anderson tenemos un elenco que incluye muchos grandes nombres, que en ocasiones terminan siendo cameos.

En cuanto a la forma en que Anderson nos presenta todo este universo de personajes le falta sentimiento a la hora de conectar con el espectador (detalle que tienen sus principales obras como The Royal Tenenbaums o Isle of Dogs); pero fuera de ese factor la obra cala una melancolía que ayuda que uno pueda disfrutar las imágenes que observamos, especialmente cuando termina la obra y vemos los créditos finales que son en forma de cierre de la revista.

The French Dispatch, es de lejos la mejor obra de su director, pero incluso en esas caídas que sufre la cinta logra generar un entusiasmo al ver las imágenes tan únicas como fascinantes, especialmente ya que sentimos que estamos viendo como sería una revista digital que se mueve al leer su contenido (razón del formato de la obra). La cinta cumple con las características que tanto le gusta jugar a Anderson, viajes alocados, arte, comida, política, obituarios; conceptos que ha explorado a lo largo de su carrera y que en su próximo proyecto lo veremos nuevamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *