Broker | Review

El director Hirokazu Kore-eda crea un filme donde plasma su mirada sensible y compasiva hacia un tema complejo como es el mercado de niños no deseados. 

Broker (2022)
Puntuación: ★★★½
Dirección: Hirokazu Koreeda
Reparto: Song Kang-ho, Gang Dong-won, Doona Bae, Iu, Lee Joo-young, Bek Hyun-jin
**Vista en screening**

El nombre de Hirokazu Kore-eda en la industria del cine ha ido en aumento, razón que no es extraña que su nueva película haya sido una de las más esperadas de este 2022 y paso por el festival de Cannes fuera uno de los más comentados. Su cine siempre ha buscado hablar de dramas familiares, detalle lo han señalado como el heredero de Ozu. Su trabajo, Shoplifters (2018) que le valió la palma de oro y la nominación al Oscar sigue siendo su mejor trabajo hasta la fecha.

Luego de su éxito de 2018, el cineasta se mudó al cine francés junto a Catherine Deneuve y Juliette Binoche para crear la hermosa cinta La Vérité, y ahora hace lo mismo en Corea del Sur que junto a la máxima estrella del cine coreano Song Kang-ho nos crea «Broker», una película de carretera reconfortante que está inspirada en el fenómeno coreano de «cajas para bebés» que las iglesias ofrecen para los recién nacidos no deseados. 

El filme sigue la historia de un bebé no deseado, que despierta sentimientos poderosos, a veces contradictorios, en los personajes de Broker, donde Hirokazu Kore-eda explora el abandono espiritual y físico que viven las personas actualmente. Al hacer su primera película en coreano, el veterano escritor y director japonés vuelve a su tema central, la familia, para contar la historia de dos secuestradores de bebés y una madre que intenta vender a su recién nacido a futuros padres. Según los amables estándares de Kore-eda, Broker es una historia llena de compasión, con un aire melancólico que se siente en todo momento.

Sang-hyun (Song) y Dong-soo (Gang Dong-won) son socios en un negocio en el mercado negro, ellos recolectan bebés que quedan en las cajas de bebés y los venden a parejas que no pueden tener hijos por su cuenta. Pero después de agarrar al recién nacido Woo-sung, la madre del niño, So-young (Lee Ji-eun), los sorprende al cambiar de opinión e insiste en que le devuelvan al bebé. En cambio, Sang-hyun y Dong-soo la convencen de formar equipo con ellos, argumentando que es mejor darle a Woo-sung a alguien que pague una gran suma y lo ame de verdad, en lugar de dejarlo atrapado en el sistema burocrático de los orfanatos coreanos. La chica acepta el negocio e insiste en acompañarlos en su alocado viaje por carretera para entrevistar a los potenciales padres. En su camino hay un par de policías, interpretados por Bae Doona y Lee Joo-young que les siguen los talones.

Broker sigue las mismas líneas de Shoplifters, al retratar personajes de dudosa reputación que se ven en envueltos en sus propias emociones y que operan fuera de la ley, aunque los dos hombres aquí se ven a sí mismos como que están realizando un bien social, especialmente Dong-soo, que creció huérfano. Pero, como rápidamente se hace evidente, él no es el único personaje que se siente emocionalmente perdido, su compromiso con Woo-sung es una proyección de su propia sensación de ser no deseado. 

Incluso para los policías que están siguiendo a la pandilla, liderada por Su-jin (Doona Bae) (que quiere atrapar a los traficantes de bebés en el acto para poder arrestarlos), tiene algo personal en el caso que la impulsa a seguir sin parar, dichos motivos son revelados lentamente por Kore-eda, los cuales le dan un seguimiento a la historia. Estos desarrollos de la trama conducen a una mayor sensación de tensión de lo que normalmente obtenemos de las películas de Kore-eda.

El problema del filme, es la forma en que Kore-eda trata un tema tan delicado como es el tráfico ilegal de bebés pese a las «buenas intenciones de los personajes», el cineasta nunca busca analizar correctamente los hechos mostrados y tampoco les da un momento a los personajes para comprender el acto delictivo que están cometiendo pese a que ellos mismos saben que no es correcto; pero lo peor es que el director nunca indaga la siguiente pregunta: ¿Qué tipo de personas querrían pagar mucho dinero por un bebé?, siendo estas las principales razones del porqué Broker falla a la hora de dar un mensaje.

La criminalidad de los personajes queda en la forma que el espectador los quiera ver o justificar, Kore-eda busca considerar diferentes perspectivas en cada uno de ellos, incluso con las personas que conocen en su viaje por carretera de ciudad en ciudad. Cada uno tiene su propia historia, algunas de ellas muy tristes, y Broker reflexiona en silencio sobre esas vidas, donde el dolor, el optimismo o la inocencia juegan un papel importante.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.