Finch | Review

Un peculiar trío que recorre las calles en un postapocalíptico mundo en esta sentimental ciencia ficción con Tom Hanks y Caleb Landry Jones.

Finch (2021)
Puntuación: ★★★
Dirección: Miguel Sapochnik
Reparto: Tom Hanks, Caleb Landry Jones, Lora Martinez y Oscar Avila
Disponible: Apple TV+

Últimamente las películas de Tom Hanks no las hemos podido ver en cines como deseamos y es así como nos llega su nuevo trabajo llamado Finch en la plataforma de Apple TV, bajo la producción de Steven Spielberg y Robert Zemeckis quien este último ejerce como productor ejecutivo; mientras que la dirección corre a cargo de Miguel Sapochnik, conocido por dirigir varios episodios de Game of Thrones entre ellos Battle of the Bastards.

Como sabemos la relación de Hanks y Zemeckis no es nueva (Cast Away, 2000), que dicha cinta tiene algo muy parecido con esta nueva, y es que en Finch por un buen rato en pantalla solo vemos a un ser humano que es Hanks. Lo vemos por primera vez con un traje espacial, silbando alegremente y cantando «American Pie», a pesar de que se camina a través de un lugar totalmente desértico mientras que hay cadáveres en ciertos lugares, muy parecido a la cinta Soy Leyenda en ese aspecto y en el que también veremos un perro aquí. Finch pasa sus días explorando, extrayendo objetos de valor y «limpiando» edificios en la destruida St. Louis. 

Luego de esa introducción el personaje va a un lugar que aparentemente es seguro. Ahí estudia, analiza y digitaliza información de libros y folletos, mientras cuida de su fiel compañero canino llamado Goodyear. También vemos que ha estado trabajando en construir a un robot al cual le da vida y lo instruye sobre «cuatro directivas», que son básicamente las tres leyes de la robótica de Isaac Asimov, con una más: en su ausencia, el robot tendrá que cuidar al perro, ya que Finch está muy enfermo. El robot es llamado Jack, tanto su voz como sus expresiones son de Caleb Landry Jones.

Al momento descubrimos que el apocalipsis que vemos ocurrió por un cambio climático (una llamarada solar en la capa de ozono rota, para ser precisos, entre sus consecuencias es que “Hay agujeros en el cielo, es como queso suizo”, explica Finch, y la nueva normalidad consiste en eventos climáticos peligrosos, como una tormenta que dura 40 días, por lo cual Finch junto su perro y el robot deciden hacer un viaje en carretera hacia San Francisco pese a todos los peligros que puedan tener en el camino.

Luego de todo ese inicio, básicamente lo que sigue es una road movie de la clásica historia de aventuras con inmersiones ocasionales en el territorio de la ciencia ficción y el thriller. Al mismo también es una película sobre dos amigos, ya que Finch el solitario primero resiste la tentación de confiar en su robot pero llega a valorarlo y respetarlo. Mientras tanto, la salud de Finch se hace más presente debido a la exposición que ha tenido con la radiación.

La historia pese ser amena cae en muchos vicios conocidos sin mucho que ofrecer pese a crear momentos tiernos y humanos incluso cuando se trata de una conexión con un robot. Hay momentos lo suficientemente entretenidos, incluso convincentes, pero nunca hay una idea clara de lo que Sapochnik y su equipo están tratando de lograr, aparte de recordar otras películas que probablemente te gustaron. 

Lo más disfrutable de Finch es la forma en como Hanks logra trasmitir los sentimientos hacia su robot, pero sobre todo la forma en que Caleb Landry Jones se las ingenia para poder expresar todas las emociones de Jack pese no ser un ser humano, y ese es el principal valor de la cinta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.