Las 10 peores películas de 2021

Como es habitual, a final de año hacemos listas que repasan lo que ha ofrecido el curso cinematográfico. Listas cuyo objetivo es un balance de las mejores producciones de los últimos doce meses… también de los peores títulos que se han lanzado, esas obras que nos hicieron mirar hacia otro lado de la butaca o el celular.

Este año el circo fue bastante fuerte e intenso, hubo de todo incluso podemos decir que para hacer esta lista tuvimos que dejar obras tan olvidables que ni para entrar en lo peor del año funcionaron, pero lo que si vamos a ver los despropósitos que protagonizó Tom Holland (películas que nadie vio), el debut de Camila Cabello o el chiste mal contado de SIA sobre las discapacidades (toda una falta de respeto) o el paso de una modelo a actriz que solo hacía posar como lo hace en su cuenta de Instagram.

Pero antes de ver la lista vamos a hacer un par de menciones horrorosas debido que se quedaron a las puertas del top: F9, o muchos las conocen como Rápidos y Furiosos 9, aquí el chiste se cuenta solo y esta vez la saga roza de absurdo a lo ridículo; la cero química entre Diego Boneta y Alexandra Daddario arruinaron la prometedora Die in a Gunfight y la vergüenza ajena de ver a Melissa McCarthy y a Octavia Spencer brincando de un lado a otro con unos trajes en Thunder Force.

Y ahora si esto es lo peor de lo peor de este 2021.

10. Awake

Tras un suceso global repentino que acaba con todos los dispositivos electrónicos y con la capacidad para dormir de la humanidad, el caos comienza a consumir el mundo rápidamente. Solo Jill, una ex soldado con un pasado problemático, podría tener la clave de la cura en su propia hija. La cuestión es que lo que sucede aquí está mal desarrollado ya que muchos de los actos de los personajes contradicen sus propias acciones. Lo peor es la cara de tragedia de Gina Rodriguez.   

09. Cherry / Chaos Walking (Empate)

Por partida doble tenemos a Tom Holland. Sí, es lo peor de las dos películas, cintas que nadie vio ni en cines (Chaos Walking) ni en streaming (Cherry se estrenó en Apple TV). Por un lado, Cherry de Anthony Russo, Joe Russo es un despropósito de ideas mal ejecutadas sobre un soldado con un trastorno de estrés postraumático no diagnosticado que le llevó primero a hacerse adicto al opio y posteriormente a robar bancos, pero en ningún momento la obra es interesante y se alarga de una manera aburrida. Mientras que Chaos Walking de Doug Liman, ofrece una cinta que nunca logra sentar bases para lo que está contando pese a tener buenas ideas, lo peor es que toma el camino genérico y predecible de este tipo de cintas, fuera de eso la película dejó pérdidas millonarias.   

08. Snake Eyes: G.I. Joe Originis

La película de acción basada en la conocida línea de juguetes G.I. Joe, es un spin-off que se centra en la historia de los orígenes de Snake Eyes (Henry Golding que solo sabe poner cara de «soy muy guapo»), el ninja silencioso siempre vestido de negro y del que no se conoce el rostro, y cómo intenta convertirse en miembro del clan Arashikage. Junto a él conoceremos otros personajes como La baronesa (El acento de Úrsula Corberó) y su archienemigo Storm Shadow (Andrew Koji), que cree en el valor de las personas por la mirada. Sí, este filme es un chiste queda pena.

Henry Golding plays Snake Eyes in Snake Eyes: G.I. Joe Origins from Paramount Pictures, Metro-Goldwyn-Mayer Pictures and Skydance.

07. Infinite

Mark Wahlberg debería estar agradecido de que Paramount no hubiera estrenado este circo en la pantalla grande y que lo enviará directamente a «Paramount Plus» en silencio y con poco ruido. Infinite es un saco de ideas tan mal ejecutadas en cada una de las decisiones que termina siendo una película mala, tonta e irrisoria que sólo es interesante por ver como Mark Wahlberg sigue pensando que tiene el carisma para este tipo de filmes. La cinta sigue a Evan McCauley, un tipo con habilidades que nunca ha aprendido y recuerdos de lugares que no ha visitado. Este vive automedicado y al borde del colapso mental, un grupo secreto que se autodenomina «Infinitos» acude a su rescate, revelando que sus recuerdos son reales.

06. Cinderella / Music (Empate)

El año de «musicales» bien se puede decir debido que tuvimos varios, unos mejores que otros pero de entre toda esa cosecha hubo dos que son la mancha negra del aclamado género. Por un lado, está la versión mil del clásico cuento de La Cenicienta; aquí la estrella pop Camila Cabello, es una joven ambiciosa cuyos sueños son más grandes de lo que el mundo le permite ya que ella quiere trabajar como diseñadora. Esto es un circo brutal, lo primero y peor de todo esto es que las canciones eran doblajes mal sincronizadas (estamos hablando de la versión original) y segundo lo pésima actriz que es Cabello, mínimo hubiera tomado clases. Mientras que Music de la otra estrella pop, en este caso SIA no hay mucho decir que no se haya dicho, la cinta es una falta de respeto hacia las personas autistas, eso en mayúsculas. Es imperdonable que estrellas como Kate Hudson y Leslie Odom Jr. se prestaran para este horror.  

05. Midnight in the Switchgrass

LLegó directamente a VOD, y su legado quedará marcado como otro intento fallido de Megan Fox intentando ser buena actriz, para ello se une junto a Bruce Willis, Emile Hirsch y el brillante Lukas Haas. El problema aquí es que todos los actores están en otra película que no es la que el director está ejecutando, para prueba de ello es ver el arco argumental de Hirsch y luego ver el de Machine Gun Kelly (solo sale debido a que su esposa es la protagonista). El filme sigue a un agente del FBI y una oficial del estado de Florida para investigar una serie de casos de asesinato sin resolver.

04. Demonic

Lejos queda ya como un recuerdo cuando Neill Blomkamp nos provocó emociones y delirios con su obra maestra llamada District 9, luego de eso sus películas han ido perdiendo tono, fuerza y encanto, hasta llegar a lo más bajo que se puede llegar. Su nueva cinta Demonic, es una cinta que combina de forma pedestre los géneros de exorcismos con los de ciencia ficción, dando la impresión de ser una película hecha por alguien limitado o principiante, esto porque la cinta se limita demasiado y nunca busca ir hacia donde intenta llegar. La obra se centra en un científico que contacta con la hija de una asesina en serie para proponerle participar en la prueba de una tecnología experimental. 

03. El exorcismo de Carmen Farías

Sabes que todo está mal cuando una película lleva el título de exorcismo y es lo menos que ves en pantalla, pero sabes que está muy pero muy mal cuando el filme no genera miedo ni nada, solo risa ante el patetismo con que el que se cuenta una historia. Camila Sodi esta terrible, la actriz solo sabe poner un rostro a su personaje de Carmen Farías; pero lo peor aquí es la dirección de Rodrigo Fiallega quien jugando de pretencioso pasa haciendo planos aberrantes (un movimiento de cámara) que es hermoso pero aquí en este filme no aporta nada y lo hace cada cinco minutos. Todavía es más chocante ver como la película cae en todos los clichés del género y los hace terriblemente mal.

02. A un paso de mí

Bien puede ser la peor película del año, pero por motivos de presupuesto y promoción decidí ponerla de número dos. A ver como resumo este engendro. Tatiana (Johanna Solano) es una periodista con una vida rutinaria en todos los aspectos y debido a una reciente relación amorosa fallida, siente que su perfecta vida (es guapa, con un gran éxito laboral y tiene mucha plata) está en una crisis existencial, los motivos: es guapa, con mucho éxito y tiene mucha plata. Un día su jefe le encarga escribir sobre la paz interior. Así que en su crisis decide tomarse unas vacaciones en un lugar de lujo (recordemos ella tiene mucha plata) y para hablar de paz interior lo óptimo para Tatiana es ir a un sitio vacacional, sentarse en una playa y reflexionar sobre la «paz interior», todo un mantra que se repetirá secuencialmente durante los eternos 115 minutos que dura el bodrio. De verdad que puedo escribir cientos de cosas sobre está bazofia. Lo peor es ver a Solano posando en cada fotograma como si estuviera en una sesión fotográfica de Instagram mientras vomita líneas de diálogos, y es que ni me voy a tomar el tiempo de opinar lo mal actriz que es (bueno ya lo hice).  Y ojo como vamos viendo desfilar las marcas que pagaron estó, dije Camposanto la Piedad.

01. After: Almas perdidas

Tercer año consecutivo la franquicia de After toma el primer lugar de lo peor del año. De verdad que no tengo nada pero nada bueno que decir de estás películas, una tras otra son un sufrimiento. El mensaje de relación tóxica es cada vez más fuerte y alarmante, a este punto muchos de los actores secundarios que salieron en la uno o en la dos se han ido y para la tercera nos han puesto caras nuevas. After: Almas perdidas retoma las vidas de la pareja conformada por Tessa (Josephine Langford) y Hardin (Hero Fiennes Tiffin) que, a pesar de todo el amor que sienten y la pasión sexual desbordada que viven, deben enfrentar nuevas dificultades en su inestable relación para demostrarse que están hechos el uno para el otro. Una continuación donde, salvo el dúo protagonista y la madre de Hardin, fue sustituido todo el elenco por otro que, sin ningún tipo de sentido, en nada se le parece al anterior. Una señal de que nada importa y aquí la cosa es más detestable. La trama sigue siendo hueca, vacía por no decir ridícula. Malas actuaciones, pero lo raro es que Hero Fiennes Tiffin en otras producciones ha demostrado tener un poco de talento, pero es que After no se esfuerza ni un mínimo y Langford ella si es mala en todo. Todavía me sigo preguntando ¿dónde está la química? de estos dos para que sigamos viendo este horror cinematográfico. 

Ahhhh este 2022 viene la cuatro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.