Las cosas por limpiar (Miniserie) | Review

Las cosas por limpiar es un retrato empático de la pobreza y del valor de la mujer ante un caso de violencia

Las cosas por limpiar (2021)
Puntuación: ★★★★
Creador: Molly Smith Metzler
Reparto: Margaret Qualley, Andie MacDowell, Billy Burke, Nick Robinson y Anika Noni Rose
Disponible: Netflix  

Una joven ata apresuradamente a su hija pequeña en un asiento de coche, la besa en la frente y toma el volante de una camioneta, mientras un hombre grita «Oye, ¿qué estás haciendo?» desde la entrada, se despeja la oscuridad. Todo lo que vemos en unos minutos nos indica lo que veremos a lo largo de diez episodios, un retrato sobre una víctima de violencia doméstica que huye de su abusador, una escena que hemos vistos muchas veces, pero la miniserie creada por Molly Smith Metzler nos va a ofrecer una sorpresa debido a la forma que pone a sus personajes.

Inspirada en las memorias de Stephanie Land, Maid: Hard Work, Low Pay and a Mother’s Will to Survive, cuenta la historia de Alex (Margaret Qualley), de 23 años, quien con su hija Maddy de dos años huye de una relación emocionalmente abusiva con el padre de la niña, Sean (Nick Robinson) y tendrá que buscar la manera de salir adelante, situación que la llevará a trabajar como limpiadora de casas.

La historia narra el camino de recuperación y recaídas de Alex, su camino de pobreza a riqueza emocional y económica, y la forma en que ella tendrá que reconstruir su vida a través de la dolor, los refugios, la amabilidad ocasional de algunas personas y un trabajo de limpieza que pondrá aprueba su valor como mujer y persona, pero al mismo tiempo la serie hace una crítica a la inquebrantable burocracia que tiene las leyes para ayudar a mujeres que sufren violencia emocional, como es el caso que le dicen a Alex que debido a no tener lesiones físicas es difícil probar su versión sobre el abuso que vivía.

Un detalle que le agrega valor a la serie es la forma en que retrata la pobreza en la que vive el personaje, nunca la lleva a esa porno miseria que en muchas ocasiones se retrata un sufrimiento gratuito, ni tampoco busca crear imágenes que apelan al sentimentalismo barato, si no que les da una vulnerabilidad humana a sus personajes por lo cual el espectador entenderá por qué tanto Alex como Sean son como así y actúan de tal manera.

Con respecto al personaje de Sean, la serie nunca lo juzga, lo retrata como un ser humano que ha sufrido desde niño, donde el único refugio que ha tenido ha sido el alcohol, al mismo tiempo también nos lo muestra como un hombre de sentimientos, y ver ese lado humano ayuda que como espectador podamos comprender su propio calvario.

Otra línea narrativa que aborda el programa es la relación de madre e hija, arco que se vuelve fundamental a la hora de ir construyendo las emociones de Alex, debido a que su madre es una mujer difícil que sufre de «bipolaridad no diagnosticada», y pasa tomando decisiones que provoca más caos en la vida de esta.

Las actuaciones son brillantes, especialmente al ver a Qualley con su madre en la vida real Andie MacDowell, ambas plasman ese sentimiento materno que requiere la historia. Margaret Qualley, logra expresar tanto con su mirada y gestos, que compramos la ternura que transmite su personaje. También hay que mencionar a Nick Robinson, que demuestra que puede hacer trabajos más difíciles y se aleja de esos roles de niño bonito que ha estado haciendo.

Las cosas por limpiar, es una serie tierna y auténtica que hacen de todo un drama convincente y un testimonio potente sobre el valor de la mujer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.