Mass | Review

Dos familias se encuentran años después de una tragedia devastadora donde el perdón y la culpa son los motivos que los llevan a conversar. Ann Dowd se roba toda la película en los últimos cinco minutos.

Mass (2021)
Puntuación: ★★★½
Dirección: Fran Kranz
Reparto: Jason Isaacs, Martha Plimpton, Ann Dowd, Reed Birney, Breeda Wool y Michelle N. Carter
Disponible: VOD Google Play

Mass es un filme sobre una conversación con una dificultad dolorosa, del tipo que te hace estremecerte de pensar en cómo podría desarrollarse; y es exactamente lo que ocurre en la cinta durante casi dos horas, donde la película pone a prueba la resistencia al ver a cuatro personas atrapadas en una habitación que no quieren estar allí pero saben que deberían estar allí, simplemente impulsadas por la esperanza y el perdón.

La cinta busca profundizar en las emociones de los personajes con preguntas difíciles sabiendo que las respuestas serán aún más difíciles, detalle que a menudo es sofocante, agobiante e incluso estremecedor.

La historia de Mass ocurre seis años después de una tragedia familiar devastadora: un tiroteo en una escuela secundaria. Los eventos del filme transcurre en una habitación de una iglesia, donde al inicio vemos como una joven que trabaja en el lugar preparando dicho salón junto a una mujer que es una abogada para así estar preparados para la reunión de dos grupos de padres que perdieron a sus hijos ese día y desde entonces han tratado obstinadamente de procesar su dolor. 

Para Jay (Jason Isaacs) y Gail (Martha Plimpton) eso los llevó aquí, sentarse con Richard (Reed Birney) y Linda (Ann Dowd), luchando con su pérdida, pero también con su responsabilidad porque fue su hijo quien disparó y mató al otro.

El director Fran Kranz nos lleva a vivir junto a los protagonistas este encierro incómodo colocando la cámara como un objeto testigo de la conversación. Lo más interesante de la forma en que se desarrolla la historia, es que Kranz busca en todo momento dejar fuera la teatralidad, decidiendo que sus personajes no hagan paseos breves fuera de su única ubicación (incluso al baño) y negándose a usar cualquier forma de flashback para ilustrar visualmente el evento que se está discutiendo. 

Lo que hace Kranz es una apuesta segura de sí misma que se satisface gracias a las cuatro impecables interpretaciones, en las que cada padre procesa, ejecuta y vocaliza su angustia de diferentes formas. Es ahí donde el peso de la obra cae más, en sus cuatro actores, sin ellos la película no funciona.

La obra profundiza en cada una de las emociones de los padres, los diálogos son pulidos sin caer en ningún momento, haciendo que la conversación se sienta cortés y delicada en un principio, pero conforme la interrelación de estos va subiendo, los sentimientos de culpa y dolor se van intensificando especialmente lo que tiene que ver con Jay y Gail, quienes empiezan hacer preguntas incómodas y dolorosas: ¿Cómo es posible que no lo supieran? ¿En qué no se dieron cuenta? o ¿Qué podrían haber hecho diferente? 

Kranz, quien también es guionistas hábilmente se desliza más allá del debate político desde el principio y muestra a los personajes como víctimas sin juzgar a ninguno, incluido al propio tirador, un niño acosado con problemas de salud mental no diagnosticados, por lo que la carga dolor y tristeza en su ser.

Algo que tiene el guión es como muestra a cada una de las parejas, al principio vemos como Jay y Gail llegan a lugar con ira, dolor, y ganas de gritar, incluso esperan encontrar a una pareja con quien desquitarse por la muerte de su hijo, pero lo que encuentran es aún más triste y doloroso, ven a dos personas que también han perdido a su hijo pero cuyo dolor nunca será validado como lo ha sido el de ellos. Es ahí donde brilla más el filme.

Mass, es una cinta contemplativa sin sentimentalismo pese a tocar una historia sensible, es una película de preguntas difíciles que evita respuestas fáciles, detalle que no la hace ser placentera pero que desde la mirada de Kranz es efectiva. Las actuaciones son impresionantes, especialmente Jason Isaacs y Martha Plimpton como los padres que no logran encontrar sentido a la muerte de su hijo. Quiero mencionar a Ann Dowd quien durante toda la película está en un modo pasivo, pero en los últimos cinco minutos se roba toda la película.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.