Morbius | Review

Jared Leto es un médico destacado que tiene que luchar contra Matt Smith que es su malvado némesis en «Morbius», donde ambos actores buscan la manera de salvar lo insalvable. 

Morbius (2022)
Puntuación: ★
Dirección: Daniel Espinosa
Reparto: Jared Leto, Matt Smith, Joseph Esson, Adria Arjona, Jared Harris y Tyrese Gibson
Disponible: Estreno en cines

Siguiendo con la moda de las películas de superhéroes llega a las salas de cine Morbius, un hombre vampiro cuyo poder es ayudarnos a sobrevivir las casi dos horas ante lo que estás viendo en pantalla, ya que la cinta cuya mejor descripción de su guion es pensar en esas películas de los años 2000, pero lo más impresionante es el hueco argumental que tiene toda la película con respecto a su propio universo, principalmente luego termina su «principal termina» el filme avanza con dos post-créditos anti climáticas, sin sentido y sin justificación aparente cuyo tímido propósito es presentar más atracciones futuras del corporativo Spider-Man Universe de Sony. Dejando la pregunta por qué en el tráiler de promoción de la cinta mostraban las escenas post-créditos.

Jared Leto es el principal valor de aguantar la cinta, aquí el ganador del Oscar interpreta al noblemente dedicado Dr. Michael Morbius, quien sufre un trastorno de la sangre y ha dedicado su vida a encontrar cura, tanto así que recibe el premio Nobel de medicina, pero lo rechaza en la ceremonia. O algo; nunca llegamos a saber qué le hace o le dice al rey de Suecia, solo queda en un comentario.

El verdadero arco argumental de la cinta es la relación de nuestro protagonista con su mejor amigo llamado Milo, a quien conoció en un hospital infantil y padece la misma enfermedad que él; un día Michael le salva la vida y le promete conseguir una cura para los dos, este se va y así pasa el tiempo. De verdad que en este tramo de la historia se nota en cada línea la falta de construcción narrativa y de personajes: bueno es que a toda la película le falta desarrollo de personaje.

Pasan los años y la historia nos sitúa en donde comenzamos y vimos que los amigos han estado en contacto, Milo es encarnado por el genial y brillante Matt Smith. Este se roba la película, incluso en una entrevista el actor dijo que no sabía qué hacer cuando grabó el filme, debido a que no tenía nada con que crear su personaje, por lo cual hizo lo pudo con lo que tenía y se nota la verdad.

La trama avanza a paso descabellado, lo que sigue es ver como en un intento de desesperación Morbius ingiere sangre de murciélago por encontrar una cura, el experimento termina convirtiéndolo es un vampiro súper fuerte con abdominales extraordinarios, y bueno lo que sigue es el debate si seguir tomando sangre o no, este se ayuda tomando sangre artificial que él mismo creó.

Predeciblemente, Milo le va a pedir la receta para curarse y este no quiere dársela ya que lo ve como una maldición, y todo lo que sucede se construye pobremente, sin sentido sensato y cliché…Tremendamente cliché.

Dentro de la historia tenemos a un tercer personaje, la colega de Morbius, la Dra. Martine Bancroft (Adria Arjona), y aquí solo puedo decir que tenía años de no ver una construcción de un personaje femenino tan pobre y ridículo, el diálogo que dice sobre Drácula da vergüenza ajena, Que alguien salve la carrera de Arjona.

En resumen, Morbuis es un filme básico, sin pretensiones, que entretiene, pero nunca justifica su existencia. El arco narrativo entre los dos amigos es tan poco efectivo por decir sin sentido, el malo/bueno, de verdad que este circo funciona por la entrega de Leto y el carisma que le da Smith. Esperemos que los próximos proyectos del universo de Spider-Man se extiendan y justifiquen lo suficiente como para entender la efectividad de una cinta como está.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.