Review | Jungle Cruise

Emily Blunt salva que el crucero no se hunda

Jungle Cruise (2021)
Puntuación:★★★
Dirección: Jaume Collet-Serra
Reparto: Emily Blunt, Jesse Plemons, Dwayne Johnson, Edgar Ramírez, Jack Whitehall, Paul Giamatti, Dani Rovira, Quim Gutiérrez y Verónica Falcón.
Disponible: Estreno en cines y en Disney Plus

Disney vuelve a buscar en sus antiguas fórmulas de éxito para crear una nueva franquicia, la pregunta que nos hacemos es si realmente funciona, y de entrada tengo que decir que «Jungle Cruise» no es la brillante aventura que uno espera como lo fue la primera entrega de Piratas del Caribe, pero tampoco es una cinta que se pierda en el extenso contenido de la casa del ratón, es un filme que se sostiene sólidamente, en especial en el encanto que transmite Emily Blunt.

Jungle Cruise viene de una atracción de un parque temático Disneyland, el juego es un viaje en barco por un río en el que los visitantes se sumergen en una «jungla» y observar animales animatrónicos, donde hay que reconocer que la cinta mantiene dicha esencia y logra sostenerse como una pieza de entretenimiento, donde al final nos dejan una mezcla entre Piratas del Caribe con Indiana Jones.

La película inicia brillantemente, los primeros 20 minutos son entretenidos, donde Blunt muestra todo el carisma para atrapar al espectador y la química con el personaje de Jack Whitehall es la cereza perfecta para que uno logre comprar el boleto al crucero.  

Aquí, Emily Blunt interpreta a Lily Houghton, una científica británica altiva e idealista, frustrada por el sistema opresor masculino del Londres de 1916. La mujer está interesada en demostrar una supuesta leyenda que le había contado su padre, lo que la lleva a hacer un viaje a las amazonas brasileñas para encontrar el «Árbol de la Vida»; y así conoce a un capitán pícaro y cínico con un corazón de oro llamado Frank Wolff, interpretado por Dwayne Johnson, tengo que hacer la mención que esta es la película es donde ha estado mejor el actor, pero la verdad es que él es el eslabón débil de la cinta, pero logra crear una química con Blunt y Whitehall.

Después del encuentro entre los personajes y mostrarnos el curso de la cinta, Jungle Cruise cae en todos los posibles rincones de una cinta de Disney y de aventuras como un romance, chistes de citadinos en las junglas o villanos sin mucho desarrollo.

Hay un detalle en particular que tiene el filme, que es como caracteriza tanto al personaje de Whitehall y al de Dwayne Johnson, en una escena en específico McGregor le explica a Frank, mejor dicho, en una conversación indirecta sobre cómo no ser como otros hombres, pero el tema nunca se vuelve a plantear, la cinta expone a medias que el personaje es gay pero no lo ejecuta abiertamente, Disney manteniendo las líneas de resistencias sobre los valores familiares de la compañía.

Pero como mencione al inicio la cinta no va por ningún lado de esos, y solo busca entretener, cosa que se agradece. Aquí lo que tenemos es una fórmula de aventuras con mucho CGI (en algunos casos se nota bastante), enfrentándose a un malvado noble alemán llamado Príncipe Joachim (Jesse Plemons) que quiere los poderes del Árbol de la Vida para impulsar al ejército alemán, y también al fantasmal Aguirre (Edgar Ramírez) un hombre que carga una maldición desde que fue a buscar dicho árbol en el siglo XVI. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.