Sundown |Review

Lo nuevo de Michael Franco es un filme tan intenso como desconcertante que deja caer el peso en la impresionante actuación de Tim Roth.

Sundown (2021)
Puntuación: ★★★½
Dirección: Michel Franco
Reparto: Tim Roth, Charlotte Gainsbourg, Iazua Larios, Henry Goodman, Albertine Kotting, Samuel Bottomley y Mónica del Carmen
Disponible: VOD Google Play

Michel Franco es uno de los nuevos directores mexicanos que están dejando huella en el mundo del cine, sus obras son por mucho fascinantes como inquietantes, y cualquiera que conozca la mirada de este cineasta sabe que cuando inicias una película de él claramente sabrá “que no va a terminar bien”, si algo destaca en Franco es la búsqueda de la incomodidad, de las provocaciones y con esta idea vez “Sundown”, claramente desde el primer momento la tensión está presente.

Todo inicia con Neil Bennett que está disfrutando de unas agradables vacaciones en un resort mexicano con su hermana, Alice, y sus dos hijos adolescentes. Su habitación tiene una vista al mar envidiable y una piscina que parece infinita. Entonces, de repente, el teléfono suena; su madre está muerta. Así que Neil hace lo que cualquier hijo sensato haría en su posición abraza a su hermana y deciden regresar a Inglaterra, solo que Neil no es una persona cercana a su madre, ni a nadie aparentemente, este finge que ha perdido su pasaporte y por lo tanto no puede volar a casa para el funeral. La mujer está muerta de todos modos, así que ¿qué le importa? dice en un comentario.

Tan pronto como Neil empuja a Alice y a los chicos a través de la puerta de embarque, este se aleja en un taxi con destino al centro de Acapulco. Ahora está escondido en un hotel sucio llamado Hotel Camelinas, sin recibir llamadas, solo viviendo el sueño. Cuando Alice regresa, quince días después, lo encuentra bebiendo cerveza en la playa con su nueva novia que conoció en un local. Alice habla por todos nosotros diciendo mientras levanta las manos. Ella dice: «¿Qué diablos te pasa?»

Esta es, claramente, la pregunta del millón de dólares de la película. ¿Qué diablos le pasa a Neil? ¿Está enfermo de la cabeza o es un sociópata absoluto? Resulta que los Bennett son los herederos fabulosamente ricos de un negocio de envasado de carne; sus lujosas vacaciones financiadas por la matanza industrializada. Pero Neil explica suavemente que no le interesa el dinero y que se contenta con sobrevivir con un estipendio mensual. Él no se inmuta por la furia de su hermana, al igual que apenas pestañea cuando es testigo de una ejecución del hampa en la playa. Después de todo, vino a México para relajarse. En el Hotel Camelinas parece haber alcanzado el nirvana completo. Aunque volvemos al punto de inicio, estamos en una película de Franco, por lo cual hay varios giros que llevan al espectador a presenciar lo peor del ser humano.

Pese al intrigante guion, el filme se sostiene por la actuación tan extraordinaria de Tim Roth: esto es una clase magistral de una actuación. Él deambula a través de la historia con una media sonrisa plácida, con los hombros caídos; logra reflejar en todo momento a un hombre hueco que no desea nada más que quedarse solo con su nada. ¿Y qué si se saltó la cremación de su madre y le mintió a su amada familia? Se encoge de hombros como un marido que se olvidó de sacar el reciclaje. Cuando conocemos sus motivos, logras comprender todo el dolor, el desgano que siente por la vida.

Franco es brillante, sabe muy bien lo que hace y como quiere jugar con la historia, incluso se ríe de sus personajes. Es verdad que la historia por más increíble es lo bastante desagradable, aunque nunca provoca risas o disgusto está se podría leer fácilmente como una tragedia humana en un mundo cargado de ira, violencia y patetismo. Sundown muestra la decisión de Neil, luego procede a pasear junto a él como una fiesta inocente, creando de forma fascinante una risa siniestra en el espectador.

Franco ya había dado de qué hablar con la magnífica «Nuevo Orden», y con Sundown lo hace a su manera transgresora. El director es despiadado y perfecto, logra crear con tacto lo que es una crisis existencial todo construido con unas buenas actuaciones. El único problema del filme puede ser que cueste conectar con lo que quiere contar que incluso para su poco tiempo de duración, el filme se toma su tiempo para dónde quiere llegar y hacia donde desea hacer su crítica social y feroz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.