The Empty Man | Review

The Empty Man es una película de horror cuidadosamente elaborada que intenta ser muchas cosas pero al final no sabe que ser

The Empty Man (2020)
Puntuación: ★★★
Dirección: David Prior
Reparto: Marin Ireland, Stephen Root, Robert Aramayo, Samantha Logan, James Badge Dale y Owen Teague,
Disponible: Star plus

Antes de hablar sobre la peculiar película The Empty Man hay que comentar que su estreno se dio en cines el año pasado (sí, llegó a los cines en el mes de noviembre del 2020), pero por motivos de la pandemia no la pudimos ver en las pantallas que se proyectó y es una pena que tuviéramos que esperar para verla en streaming como ha sido.

The Empty Man es una creación curiosa cuya duración cobra los 137 minutos y que aparentemente fue sacada del limbo de la bóveda de Fox ahora Disney; como lo mencionamos su paso por los cines en plena pandemia fue sin pena ni gloria, siendo una lástima ya que el filme se nota en todo momento que su director se tomó el tiempo para poder ejecutar este interesante debut cinematográfico meticulosamente elaborado y adaptado de la novela gráfica de Cullen Bunn de Prior.

La cinta arranca con un largo prólogo, que si somos sinceros es lo mejor del filme ya que la obra de David Prior nunca logra volver a mantener ese ritmo y esa tensión que tienen los primeros veinte minutos. Después de dicho prólogo, la película se sitúa en el 2018 en Webster Mills, Missouri, una pequeña ciudad en las afueras de St. Louis. Donde el dueño de una tienda de defensa personal y expolicía James (James Badge Dale) se ve involucrado en una desaparición inusual de la hija de su examante Nora (Marin Irlanda), Amanda (Sasha Frolova). Él juega al detective privado y, después de preguntar en el instituto de la chica se entera sobre una leyenda de un The Empty Man.

Después de conocer el escalofriante relato, el hombre se interesa sobre el cuento y descubre varios cuerpos de varios chicos amigos de Amanda muertos debajo de un puente, para después enterarse que otra amiga de la chica también ha fallecido de una forma extraña. James es puesto en el caso por un detective local, que también lucha por dar sentido a la serie de muertes interconectadas por la leyenda de The Empty Man

Esto pone a James en el camino hacia una organización llamada Sociedad Ponitfix, un culto secreto interesado en la «transmisión» de ideas sobre el The Empty Man, que es dirigido por Arthur Parsons, un casi-predicador interesado en compartir el mensaje del ente. A partir de aquí, la película da muchos giros a medida que se desarrolla la investigación, envuelta en indagaciones filosóficas que trascienden los límites de la típica película de horror.

Por lo cual la cinta termina abandonando todo lo construido en su primera hora y se va por los caminos sobre los cultos, las ideologías religiosas y el paganismo, pero dicho tratamiento no va teniendo sentido con lo visto antes y la cinta termina cayendo en un rompecabezas que el espectador no logra comprender hasta llegar a un complicado final, en el que las piezas encajan rápidamente gracias a muchas explicaciones, pero que no terminan de ser satisfechas.

The Empty Man, es un filme curioso, con un diseño de sonido que sabe jugar con las escenas que vemos pero que en su forma intenta abordar varios temas y varias narrativas que no termina de funcionar como se debe, a eso hay se sumarle la pérdida de ritmo y la falta de tensión en varios momentos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.