Un viaje al cine de Pedro Almodóvar

Con el estreno de «Madres Paralelas» lo nuevo del director Pedro Almodóvar, viajamos al pasado para hablar de dos obras importantes del español: Mujeres al borde de un ataque de nervios (1988) y La Mala Educación (2004).

Existen pocos directores en el cine hispanoparlante contemporáneo que sean tan fáciles de reconocer con tan solo pronunciar su nombre como el manchego Pedro Almodóvar, con una filmografía llena de películas que hoy en día ya son clásicos, su inconfundible estilo se nutre de elementos constantes como la saturación del color buscando asemejar al tecnicolor, ausencia del padre, el viaje como un detonante de conflictos y una predominancia de personajes femeninos pues en palabras del propio director estos le salen mejor, la maternidad y las relaciones familiares son los tópicos ampliamente tratados en sus películas.

Entre sus particularidades como director están el prescindir del guión cinematográfico tradicional y apegarse a la estructura literaria de la novela generando una narrativa fuera de lo convencional transitando entre juegos temporales permitiéndole viajar en el espacio-tiempo de manera no lineal y entre secciones variar entre géneros. Con motivo del estreno de su nueva película, visitaremos dos de sus películas más celebradas: Mujeres al borde de un ataque de nervios (1988) y La Mala Educación (2004).

Mujeres al borde de un ataque de nervios fue el filme que le dio fama internacional al director manchego, estelarizada por Carmen Maura, Antonio Banderas y María Barranco. El filme narra la vida de Pepa una actriz de doblaje cuya pareja (Iván) acaba de dejarla y le pide que empaque en una valija sus pertenencias, Pepa al no querer vivir en una casa llena de recuerdos de su ex-pareja decir alquilar su apartamento mientras espera ansiosa una llamada de Iván pues esta desea darle una noticia de suma importancia, en el tiempo que está espera el llamamiento su casa se llena de personajes variopintos los cuales formarán parte de una trama enmarañada.

En esta cinta el amor juega un rol fundamental en la motivación de los personajes femeninos empujándose a tomar las decisiones más excesivas, de parte de los distintos personajes es visible distintas tendencias de concebir al mismo, por otro lado el abandono por parte de Iván (El cual asemeja a un don Juan salido de un filme de Fellini) termina por convertirse en el deseo constante de los protagonistas las cuales lo buscan constantemente. En vista de esta obsesión es visible una insensatez constante al verse insatisfechos los amores planteados, tornándose el amor previo entonces en una dinámica autodestructiva, los personajes masculinos presentes tienden a estancarse y a velar únicamente por sus intereses propios y su satisfacción, no estando a la altura de las expectativas de las mujeres en el filme. Por último el rol de la familia en el filme dista mucho del tradicional en esta aparece como el causante de la incapacidad de muchos personajes para desarrollarse en ámbitos socio afectivos.

Por otro lado La Mala Educación está protagonizado por Gael García Bernal, Fele Martínez, Daniel Giménez Cacho y Javier Cámara este relata el reencuentro de dos viejos amigos en los años ochenta cuando Ignacio el cual ha cambiado su nombre a Ángel es un actor el cual busca a Enrique un establecido director y mediante un manuscrito recuerdan sus oscuros años de niñez en un colegio católico durante los años sesenta.

Sin duda la cinta es una de las más oscuras del director, en esta el abuso se presenta como uno de focos principales del filme y en especial del rol de este en la socialización
masculina, en esta vemos como los personajes masculinos entienden el mismo de una manera transitoria y por ello buscan soportarlo para en un futuro conseguir un rédito en el futuro o luego colocarse en el rol dominante como perpetrador de violencias y de acceso al poder.

Otras caras del abuso son visibles en la relación entre Ignacio y el padre Manolo en el colegio católico, ambos mantienen un vínculo cercano y comparten distintas actividades juntos tardes de días de campos y la disciplina musical, es visible una predilección de parte del padre con el niño, de parte de Ignacio es notorio el apego y la ternura en la relación y como Manolo se acerca mediante esto.

Para este film Almodóvar se embauca en una narrativa metaficcional pues une un breve relato con un guión dentro de una película, lo cual genera una solidez en la cinta muy similar al cine noir, los personajes distan mucho del heroísmo o de los valores tradicionales y todas sus motivaciones están llenas de perversidad y búsqueda de los fines propios todo esto inmiscuido en la pérdida de la fe ya sea católica o en sí mismos, el propio director admitió que parte de lo sucedido en la película está basado en sus vivencias como estudiante en un colegio católico si bien es cierto admite no tiene ninguna intención vengativa, aun asi es visible los reproches a los abusos de la iglesia católica y muchos lo toman como una película contestataria.

Ambos filmes están disponibles tanto en Mubi como en Amazon Prime, la próxima película de Almodóvar se estrena esta semana en cines y en Netflix a partir del 18 de febrero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.