“Xanadu” el Incalificable, imposible, Irrepetible musical con Olivia Newton John

Los años 80 era una década multicultural. En “Xanadú” caben todas las corrientes, cabe el neón y el grafiti, los colores fosforecentes, las coreografías imposibles, los pelos con laca, los pantalones acampanados y las estéticas impensables.

El día de hoy nos cayó como balde de agua fría la triste partida de la estrella Olivia Newton John, razón que en forma de homenaje a su legado queremos reivindicar uno de los filmes llamados imposibles, uno que fue maltratado por la crítica y el público del año 1980, sin embargo, Xanadu logró condensar el espíritu de toda una década que comenzaba; la obra de Robert Greenwald, tenía toda el sentimiento de los 80, en el filme podemos ver glitter, polainas, flecos, animal print, hombreras, patines de rueditas, colores flúo y luces de neón: todo lo que fue considerado cool en ese momento. Dicha fantasía musical fue protagonizada por Gene Kelly y Olivia Newton-John.

Xanadu, se estrenó hace 40 años y fue épicamente ridiculizado, sin embargo, dicho filme que pese ser una gran locura al combinar la sensibilidad reconfortante de los musicales de Hollywood de la década de 1940 con la manía disco que venía de los años 1970, que al mismo tiempo jugaba con referencias del glam rock y new wave, era un soplo de aire fresco que muy pocos pudieron comprender.

Xanadu llegó como esa cápsula del tiempo que vemos en los primeros minutos del filme sobrecargada de media docena de eras diferentes, solo ensamblados por marcianos que habían estado observando la cultura popular desde lejos. Nada de eso tiene sentido, pero es solo la entrada de lo que vamos a ver.

Primeramente, para comprender el impacto y legado de uno de los musicales más olvidados de la historia, hay que tener presente como venía el género en ese momento. La década de 1970 había sido una época incómoda para los musicales, salvo el éxito independiente de Cabaret, con una visión de futuro y mentalidad adulta, los demás musicales solo buscaban emular los éxitos de taquilla familiares de canciones y bailes de la década de 1960.

Sin embargo, hacia el final de la década, un par de grandes éxitos mostraron un camino diferente para el género. Fiebre del sábado por la noche demostró que no se necesitaba un canto poco natural en la pantalla para vender una película con números de baile abrasadores y una banda sonora contagiosa: era un drama realista de bajo perfil que casualmente tenía los pies felices y la cabeza llena de éxitos disco. Al año siguiente, Grease aplicó esa fórmula pop, con John Travolta incluido y dio un antes y después para el género, además de sumar canciones contemporáneas listas para la radio y la nostalgia retrospectiva de su narrativa ambientada en la década de 1950 atrajo a una sorprendente cantidad de personas. Era retro y actual a la vez, a eso se le sumaba a la reina de las listas de éxitos Olivia Newton-John en ese entonces.

Luego de ese éxito, la maquinaria de Hollywood intentó replicar lo ocurrido con Grease, pero nada funcionaba, hasta que llegó un proyecto llamado Xanadu, que nació de una idea de la trama de Down to Earth, una comedia musical de 1947 con Rita Hayworth, que dicho proyecto tenía a Newton-John que era la estrella Grease, además el reparto lo completaba el rey de los musicales Gene Kelly para completar la mitad clásica de la fórmula de lo viejo y lo nuevo. 

El film cuenta las aventuras (románticas y musicales) de una musa del Olimpo cuando desciende a la tierra, donde Newton-John como la musa Terpsichore, traída a la Tierra como una brillante chica soñada con ruedas con el único propósito es ayudar al irresponsable artista Sonny (Michael Beck) y al fracasado líder de la big band Danny (Kelly) a realizar su sueño común de abrir un roller-disco de glam-rock-swing en un auditorio en desuso de Los Ángeles. Terpsichore, apodada Kira, por razones que tienen tanto sentido como su guardarropa de vestidos pastel con volantes y calentadores de piernas, nos dice que ella ha actuado como musa de Miguel Ángel, Shakespeare y Beethoven en el pasado; este, sin embargo, es el proyecto en el que finalmente se siente involucrada emocionalmente. El listón para el desarrollo del personaje y la motivación en este tipo de chuchería es bajo: Xanadu nunca lo alcanza ni remotamente.

Es verdad que Xanadu falla de manera peculiar, a pesar de contener canciones ingeniosas y pegadizas: 50% Olivia Newton-John y 50% Electric Light Orchestra, la película olvida su fórmula de lo viejo y lo nuevo en la etapa de composición. y simplemente optó por enfrentar a dos actos pop dispares entre sí. Pasan treinta minutos antes de que surja un número musical a gran escala en Xanadu: un número swing del viejo Hollywood entre Newton-John y Kelly que es a la vez lo más pulido y tiene menos sentido en el contexto del todo caótico.

Las canciones de Xanadu simplemente existen como música de fondo incidental: Newton-John tuvo un éxito colosal en el número uno, además de generar muchas escenas de patinaje sobre ruedas. Don’t Walk Away de ELO es un acompañamiento completamente extraño a un ensueño de dibujos animados de fantasía completamente extraño, hermosamente animado, que podría sacarse completamente de la película sin una pizca de diferencia en su forma o ritmo: en este punto, Xanadu se ha convertido en una extraña obra que no sabe para donde quiere ir. Pero el acto de la canción principal es más que brillante.

Xanadu, con el paso del tiempo se ha convertido en una obra de culto, donde algunos argumentan que es una anomalía tan mala que es buena, aunque es más fascinante que realmente placentera: su mera existencia es motivo de fascinación. La obra es extraña como para tener un legado palpable, a menos que cuentes el papel sustancial que desempeñó dentro de la cultura pop.

Xanadu es una reliquia mutante en la historia del cine que a veces es emocionante y a veces temeraria, pero su música sigue sonando en la voz de Olivia Olivia Newton-John. 

Leave a Reply

Your email address will not be published.