Éxodo: La última marea | Review

El drama de acción postapocalíptico de Tim Fehlbaum se ahoga en sus propia narrativa donde los ricos y sabios se han ido a vivir al espacio. Pero después de varias generaciones, ahora no pueden reproducirse y envian una misión de reconocimiento para ver las condiciones de vida.

Éxodo: La última marea (2021)
Puntuación: ★★★
Dirección: Tim Fehlbaum
Reparto: Nora Arnezeder, Iain Glen, Sarah-Sofie Boussnina, Sope Dirisu, Sebastian Roché y Joel Basman
Disponible: Estreno en cines

Seguro que no, nos faltan cintas de género con mensajes sobre ser cuidadosos con el medio ambiente, este año nos llega a los cines Éxodo: La última marea, luego de su paso por varios festivales, filme que cumple perfectamente con ese mensaje.

La Tierra ha sido minada y contaminada hasta el punto de volverse inhabitable, y todas las personas ricas y sabias se han ido a otro planeta mientras que todos los demás podrían extinguirse (cliché…). Desafortunadamente, unas pocas generaciones más tarde, los humanos del espacio se vuelven infértiles y envían expediciones de regreso a la Tierra para verificar si las condiciones han mejorado, la primera misión se perdió al llegar a la tierra, luego de varios años después envían una segunda, que es la trama que vamos a ir viendo.

La película sigue a Blake, miembro de la segunda expedición. Tiene motivos ocultos para unirse al peligroso programa: su padre formó parte de la primera expedición, con la que se perdió todo contacto poco después de aterrizar, y ella espera descubrir qué sucedió.

La parte de la Tierra donde su expedición se estrella resulta ser una costa interminable durante la marea baja y un mar lluvioso durante la marea alta. Para sorpresa de Blake, se encuentran con humanos, sobrevivientes fértiles que lograron mantenerse con vida en la Tierra durante generaciones habitando pueblos de islas flotantes y cascos oxidados de gigantescos barcos antiguos. Desafortunadamente, estos sobrevivientes son endurecidos y hostiles hacia los extraños. 

Viendo la primicia no es difícil saber el rumbo del guion, aquí veremos como Blake descubrirá qué pasó con su padre y la expedición anterior, además de cuál es el propósito de su expedición ahora que la humanidad resulta estar viva y coleando.

Hay que reconocer que el comienzo está lleno de suspenso, lo que genera una versión interesante e inteligente del thriller postapocalíptico, pero desafortunadamente Éxodo se convierte en una película de acción genérica, buenos peleando contra malos. Y si bien el entorno es algo interesante, también es sombrío, visualmente aburrido e incoloro. Y aunque la película está hecha decentemente y nada se destaca como realmente malo, nada se destaca como particularmente original tampoco. 

La actuación de Nora Arnezeder como Blake y Sarah-Sofie Boussnina como la guerrera de los asentamientos Narvik. Son trabajos fuertes, simpáticos y muy observables, logrando llamar la atención del espectador, pero solo ellas no logran sostener el ritmo del filme.

Al final Éxodo: La última marea, es una película decente, está bien hecha. Pero nunca se eleva por encima de lo “decente”, y para mí le falta chispa, algo original para que destaque de otros proyectos, incluso algunos detalles locos, las cosas que hacen que las pequeñas películas de ciencia ficción como estas se conviertan en clásicos de culto.

Leave a Reply

Your email address will not be published.