Batman | Review

La nueva aventura de «Batman» a cargo de Matt Reeves es espectacular, oscura y sorprendente. Además de que se sostiene con una impresionante actuación de Robert Pattinson.

Batman (2022)
Puntuación: ★★★★½
Dirección: Matt Reeves
Reparto: Robert Pattinson, Zöe Kravitz, Paul Dano, Andy Serkis, Colin Farrell, Jeffrey Wright, Peter Sarsgaard, John Turturro, Jayme Lawson y Barry Keoghan
Disponible: Estreno en cines

Estamos viviendo la era del cine de superhéroes, una que por momentos se siente cansada, agotada y todos los estudios están buscando su cuota de éxito a como dé lugar, sin esforzarse a dar algo fresco o por lo menos tengan un sentido lógico narrativo, el año pasado tuvimos muchas en ese apartado; y es por eso que cuando llega un filme como Batman, la alegría reina por cada rincón, dejando en claro que no importa cuantas veces vemos a un personaje aparecer en pantalla, lo que importa es la forma en que se construye dicho argumento.

Este filme no es ajeno a las otras versiones de Batman, donde cada una le ha aportado su identidad y su propia visión de Gotham; aquí la ciudad se nota cansada de los juegos de clases sociales, de la disparidad de ingresos, de las redes de seguridad, de políticos extraños que prometen cambios y no entregan nada. Esta es una Gotham cínica, cansada de creer que sus mejores días están a la vuelta de la esquina. Y esas decepciones generacionales pesan sobre cada personaje de maneras diferentes y profundas. Que Reeves lo sustenta con la puesta en escena cargada de sombras, de oscuridad y días que parecen una noche eterna, creando una imagen de una ciudad que refleja un color carbón.

Bruce Wayne (Pattinson), el futuro príncipe de Gotham vive recluido en la torre Wayne como un hombre solitario, temperamental, que todavía no encuentra la forma de sanar las heridas del pasado y vive con las emociones muy intensas. Este vive atendido por su obediente mayordomo Alfred (un el rudo Andy Serkis). Con una voz en off, Bruce, casi desmoralizado, explica cómo han pasado veinte años desde que un pistolero desconocido asesinó a sus padres (un aplauso a Reeves por no ponernos de nuevo la escena del collar) durante la carrera por la alcaldía de su padre. Y dos años desde que se puso por primera vez la capucha y la capa, que para él es casi una maldición. Un detalle con el que juega el filme es como la señal del murciélago en el cielo infunde miedo en todos los criminales y en como las sombras de la inmensidad Gotham City refuerza ese terror.

La base argumental del filme es el famoso Programa de Renovación Wayne, un proyecto iniciado por Thomas Wayne, quien promete ayudar a la clase media y baja, pero por varias razones dicho proyecto quedó olvidado y repercute en las propias personas que intentaron ayudar. Una crisis de opiáceos está arrasando la ciudad. Gangsters como el imperturbable Carmine Falcone (JohnTurturro) y El Pingüino (Colin Farrell) gobiernan las calles. Quizás estos obstáculos podrían superarse si James Gordon (JeffreyWright) no fuera el único policía confiable. O si todos los servidores públicos no estuvieran en la mira de un nuevo y brutal asesino en serie llamado The Riddler (PaulDano), quien, al son de “Ave María”, abre la película espiando al alcalde y asesinando salvajemente.  

Un aspecto llamativo que no habíamos visto en la figura de Batman en el cine es su capacidad intelectual de detective, ejercida aquí en sus interacciones con Gordon mientras intentan descifrar el plan del Acertijo, quien se embarca en una ola de asesinatos, matando y desenmascarando a las figuras más corruptas de Ciudad Gótica. Con cada cuerpo, este le deja a Batman un acertijo escrito en una tarjeta de felicitaciones. Dicho aspecto está construido maravillosamente, y es lo más fascinante de la cinta; ver a Batman de esa manera, si hay un pero en este aspecto es que el guión, que no deja siempre que sea el propio personaje quien resuelva las pistas del misterio y estas se descifran a través de motivos contundentes o por situaciones forzosas.

Todo ese aspecto narrativo se siente muy David Fincher, tanto por la forma en que el personaje de El Acertijo juega con Batman y Gordon (muy Zodiac) o la forma en que los personajes de Batman y Gordon van construyendo el misterio (Se7ven), incluso la cinta tiene muchos elementos de esa película en especial.

Hay que destacar la química de los personajes, especialmente la Pattison con Wright, no tanto así con Kravitz pero que de alguna manera se siente una tensión entre ambos actores. Aquí Zoë Kravitz, es Selina Kyle/Catwoman. Esta trabaja como camarera en un club clandestino propiedad de Falcone, donde funcionarios de la ciudad, policías y peces gordos se mezclan con trabajadoras sexuales y jefes del crimen. Su vida se ve interrumpida por la llegada de Batman, que busca a la compañera de cuarto de Selina, una mujer que podría haber estado involucrada con el alcalde. 

Kravitz no interpreta a Catwoman con la misma chispa sensual que Michelle Pfeiffer, ¿quién puede? – por lo que tanto el guión como la actriz adoptan un enfoque diferente. Aquí tenemos a una Selina un poco más astuta y perspicaz: una femme fatale escurridiza y brutalmente honesta, que en ocasiones deja a Bataman si saber como responder.

La dirección de Reeves es intrigante, su cámara rara vez se mueve abruptamente, dejando caer muchos planos fijos en las miradas de cada personaje, creando una aguda perspectiva, particularmente en las coreografías que están envueltas en un tono claro oscuro adornadas con ese paisaje urbano cargado de grises y lleno de sombras. Cabe mencionar que este filme carga con tres de las mejores escenas que se han visto del personaje.

 La partitura casi operística de Michael Giacchino es la punta del pastel, cada sonido hace que el espectador vibre al borde del asiento, especial el tema de Batman como el de Catwoman, o esa ave maría que resuena en los momentos más tensos del filme. El trabajo de Reeves, Greig Fraser y Giacchino son dignos de un Oscar por mucho.

Antes de terminar hay que mencionar la brutal actuación de Robert Pattisson, quien eleva el material a un cien por ciento, se nota que esa mandíbula nació para ser Batman, la voz que le imprime el actor da escalofríos. Pattinson no tiene muchas líneas como el sensual Bruce Wayne, pero su efecto es evidente, es aquí donde entra un punto de quiebre del filme.

Batman de Matt Reeve, es una muestra de como hacer cine de superhéroes bien hecha, con una buena construcción de personajes y un arco argumental que atrape, es verdad que el acto final se siente alargado y varios minutos hacia el cierre de la película se le pudieron haber reducido. Fuera de eso Batman es la película que siempre merecemos. 

 

       

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.