El juego del calamar (Serie de TV) | Review

 El Juego del Calamar es el nuevo drama de supervivencia coreano que se ha convertido en un fenómeno en Netflix

El Juego del Calamar (Serie) (2021)
Puntuación: ★★★ ½
Dirección: Hwang Dong-hyuk
Reparto: Lee Jung-jae, Park Hae-soo, Jung Ho-yeon, Oh Yeong-su, Heo Sung-tae, Anupam Tripathi y Wi Ha-joon
Disponible: Netflix

El Juego del Calamar es el nuevo drama de supervivencia coreano de Netflix, que ha sido la revelación del año y todo mundo está hablando de ella, debido a su historia que es una mezcla del Cubo, Los Juegos del Hambre, The Hunt entre muchas otras más.

El juego es una referencia a un popular juego de niños coreanos que usa un tablero con forma de calamar, pero no hay nada suave e inocente en el concurso al que Hwang nos invita a ser espectadores. Un grupo de 456 concursantes son seleccionados y llevados a un lugar secreto donde se enfrentarán entre sí en una serie de juegos para niños. Si superan todos los juegos, recibirán como premio unos $63 millones de dólares aproximadamente. Si fallan en alguno de ellos, serán eliminados. Suena bastante simple: ¿qué adulto no podría dominar fácilmente un juego para niños?, pero los jugadores pronto descubren de la manera más horrible que ser eliminados no significa regresar a sus vidas normales, si no es la muerte.

En los primeros episodios, la serie irá mostrando al grupo de competidores que, a pesar de sus variados antecedentes, todos tienen una cosa en común: una necesidad desesperada de dinero. Algunos han sido víctimas de su propia codicia, otros han sido explotados, pero al final todos están desesperados por tener una vida «mejor»; entre todos esos participantes está Sae-byeok (interpretada por Jung Ho-yeon) es una desertora norcoreana que intenta ganar suficiente dinero para que sus padres también escapen al sur o Ki-hoon (Lee Jung-jae), un hombre que perdido su trabajo y, posteriormente, lo perdió todo, incluida su familia, y será el personaje que moverá el tablero.

Podemos decir que el personaje de Ki-honn es el único que tiene un arco narrativo y de construcción, junto con el iremos entendiendo las motivaciones que lo llevan a convertir en un concurso de tal magnitud, y es esa evolución que hace que uno como espectador esté al pendiente de lo que está ocurriendo episodio tras episodio.

Los demás personajes de la serie solo los utiliza para explicar a los demás competidores o para explicarle al espectador que es el juego, como es su propio universo y así sucesivamente, por lo que empezado la historia de la serie se vuelve sumamente predecible, llegando incluso a crear narrativas que no van a ningún punto, como el caso del detective.

Lo que sí hay que decir es la insensibilidad del torneo y la misteriosa figura detrás de él (parece una versión futurista de una máscara de Anonymous) es apasionante y es lo más fascinante de la serie, logrando sentir emociones sobre como sería en la vida real si esto ocurriera. Incluso mientras que los eventos van ocurriendo uno se empieza a cuestionar si prefieres quedarte atrapado en un círculo vicioso de deudas o arriesgar tu vida para ser liberado.

La serie vuelve a plantear las cuestiones morales humanas como la avaricia, el poder, pero sobre todo hace un comentario sobre las clases sociales aquí, los ricos literalmente hacen competir a los pobres para ascender en la escala social (realmente tampoco es nuevo), pero la forma en que lo ejecuta es lo que hace a la serie atractiva.

Al final, El Juego del Calamar es una serie adictiva que atrapa desde el episodio uno, que lleva al espectador a un festival sádico que conforme va llegando a los momentos tope se vuelve más predecible, eso sí, sin perder el interés ni la atmósfera. El final cierra varias capas, pero abre gratuitamente una segunda temporada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.