El sastre de la mafia | Review

El ganador del Oscar Mark Rylance se transforma en un sastre en un drama sobre espionaje de gánsteres de Chicago que buscan a un topo.

El Sastre de la Mafia (2022)
Puntuación: ★★★½
Dirección: Graham Moore
Reparto: Mark Rylance, Zoey Deutch, Dylan O’Brien, Johnny Flynn, Nikki Amuka-Bird y Simon Russell Beale
Disponible: VOD Google Play

El guionista y novelista Graham Moore ganó un Oscar por el guion de The Imitation Game, protagonizada por Benedict Cumberbatch como el descifrador de códigos Alan Turing en tiempos de guerra. Ahora Moore se coloca detrás de las cámaras con su debut como director de su propio guion en un thriller de suspenso en una sola ubicación ingeniosamente utilizada, lleno de giros y contragiros, ambientado en la década de 1950 en Chicago con gánsteres vestidos que se disparan entre sí.

El ganador del Oscar Mark Rylance entrega una brillante actuación tranquila, serena y hablada en voz baja, que a menudo nos da un brillo opaco y desconcertante siendo el personaje clave de la narrativa, aquí Interpreta a Leonard, un sastre británico que dejó su tierra natal con nada más que sus tijeras de sastre y abrió una tienda en Chicago, situación que le ha proporcionado trabajar con gánsteres locales los que le patrocinan casi exclusivamente, entre ellos el capo Roy Boyle (Simon Russell Beale), que dirige el territorio con su poco confiable hijo Richie (Dylan O’ Brien); Richie está muy resentido porque su padre ahora favorece a un nuevo ingreso Francis (Johnny Flynn).

Los mafiosos a menudo encargan trajes a Leonard, pero usan la tienda de este como una base para pasar información o hacer alguna reunión. Leonard tiene que aceptar tranquilamente y continuar con el oficio que le apasiona, cuya habilidad ha podido dimensionar los cuerpos de los hombres y también sus almas: sabe por la forma en que se portan, qué clase de personas son y cómo vestirlas. Leonard tiene una preocupación paternal por su secretaria, Mable (una buena actuación de Zoey Deutch), que le oculta secretos. 

Todo se complica cuando se sospecha que hay una rata en la organización de Roy Boyle, y que los vendió a una pandilla rival y también al FBI, que ha estado grabando conversaciones incriminatorias usando un dispositivo oculto, por lo cual Boyle decide buscar la cinta para poder reproducirla y así saber quién es el traidor, y ese es el juego del filme saber la identidad del topo, pero ¿y si la rata está más arriba de lo que se piensa? o hay un juego todavía más retorcido.

El principal problema de la cinta es el uso del MacGuffin, que por muy bien utilizado no deja de ser bastante predecible, adicional que también hay algo estilizado y un poco irreal en la forma en que se imagina que la mafia es una organización secreta oculta llamada «el Equipo», ligeramente diferente de la Cosa Nostra que ya conocemos. Pero también hay un encanto teatral en la compostura de las actuaciones, y es aquí donde brilla la entrega Johnny Flynn.

Al final El Sastre de la Mafia, es un filme elegante, entretenido que podía haber dado mucho más pero que queda en un interesante proyecto. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.