Halloween Kills | Review

Cuarenta años después de la clásica película de John Carpenter, la última entrega de la saga cumple con lo que tiene que ofrecer y funciona

Halloween Kills (2021)
Puntuación: ★★½
Dirección: David Gordon Green
Reparto: Jamie Lee Curtis, Judy Greer, Andi Matichak, Will Patton, Anthony Michael Hall y Thomas Mann
Disponible: Estreno en cines

Luego del éxito de la cinta que buscaba revivir a la franquicia de Halloween en 2018 llega la segunda parte de una «trilogía» que busca ponerle punto final a la historia del psicópata Michael Meyers y su pelea con Laurie Strode en el pueblo de Haddonfield, Illinois.

El comienzo del segundo episodio de la franquicia revivida nos sumerge donde quedamos en la parte uno que no es la primera ya que esta trilogía parte de la obra de 1978; lo primero que vemos es el cuerpo empalado en unas barandillas y un policía (Will Patton) derramando sangre en el suelo, mientras Laurie (Jamie Lee Curtis), la final girl original del cine de terror, está siendo trasladada de urgencia al hospital y su casa está en llamas. Pero el indestructible asesino Michael Myers sin lógica aparente pudo sobrevivir al fuego y mata a varios bomberos que fueron a apagar el incendio provocado cuando este se enfrentó a Laurie.

Realmente no hay mucho que contar de esta nueva película de Halloween, debido a que la cinta solo se enfoca en ver como Michael sigue su camino matando a diferentes personas, mientras que Laurie se encuentra en el hospital, la cinta para rellenar y alargar la historia se va enfocando en diferentes personajes secundarios que realmente no aportan nada a la trama y uno como espectador solo quiere que Mayers los mate de la peor manera posible para el gusto de nuestro entretenimiento.

Así que Halloween Kills no innova nada para la franquicia, lo único que le agrega es ver como el pueblo de Haddonfield (que siempre ha sido un personaje esencial para la historia) cae en la histeria colectiva y deciden perseguir a Myers al estilo justiciero, ante la insistencia de Tommy Doyle (lo interpreta Anthony Michael Hall), y toman el hospital donde está Laurie coreando “¡El mal muere esta noche!”, creando una crítica social a los comportamientos que cometen las personas en masas cuando se desata una nerviosismo colectivo; se entiende el mensaje pero al final la cinta no le da la importancia que intenta ofrecer y solo queda en un momento brillante y punto.

La cinta se siente como un puente que va a conectar la entrega de 2018 con la que veremos el próximo año titulada Holloween Ends, así que para pasar el rato y ver mucha sangre, este filme cumple más no tiene nada que indagar u ofrecer, incluso nuestro personaje favorito (Lauire) no hace nada, solo pasa en el hospital viendo como el caos está por todos lados.

Jamie Lee Curtis, logra tener como siempre una gran presencia en pantalla incluso viendo lo poco que la vemos; Andi Matichak y Kyle Richards dan lo mejor de sí mismos; y la siempre soberbia Judy Greer logra transmitir una intensidad imperturbable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.