Review | Duro de Cuidar 2

Duro de cuidar trae una secuela divertida que nadie pidió

Duro de cuidar 2 (2021)
Puntuación:★★½
Dirección: Patrick Hughes
Reparto: Salma Hayek, Ryan Reynolds, Samuel L. Jackson, Antonio Banderas, Frank Grillo y Morgan Freeman.
Disponible: Estreno en Cines

The Hitman’s Bodyguard, fue una película hecha totalmente para el entretenimiento desechable, era el tipo de película que uno salida de la sala y se te olvidaba que la habías visto, y como adivinan esta secuela que nadie pidió cumple con dicha formula, la única diferencia es que ahora tiene más presupuesto y su tono por ende es más amplio, de hecho, llega hasta un punto de auto parodia consciente que su único objetivo es entretener por casi 100 minutos, y ver a varios actores famosos hacer tonto mientras se divierten.

En esta segunda parte, volvemos a ver a Michael Bryce (Ryan Reynolds) que se siente mal desde que se le suspendió su licencia de guardaespaldas, debido a su relación con el sicario Darius Kincaid (Samuel L. Jackson) que burló al cliente de Bryce en la última película. Desanimado, Bryce se va de vacaciones a Capri, Italia para pensar bien, pero apenas tiene un momento para descansar antes de que Sonia Kincaid (Salma Hayek), la esposa de Kincaid lo lleve nuevamente al juego, para ayudar a recatar a Darius. Sin embargo, las cosas se complican mucho más debido a que hay una persona que está intentando hacer un ciberataque para derrocar a Europa y poder hacer de Grecia una potencia en el continente nuevamente.

Sí, esa es la historia, no hay mucha ciencia ni mucho desarrollo, de hecho todo es ridículo, pero uno logra reírse unas cuantas ocasiones.

Realmente sorprendería si Hitman’s Wife’s Bodyguard tuviera un guion complejo o en otras palabras elaborado, la cinta claramente juega más en un esquema general con los personajes dirigiéndose a varios lugares y luego deja que todo se desarrolle banalmente, como explicando por qué han viajado a un nuevo lugar, ni tampoco pone mucho esfuerzo en trazar complejidades en sus personajes; realmente esta cinta sabe a lo que uno entra y es ver Ryan Reynolds siendo sarcástico, a Samuel L. Jackson decir mucho “hijo de puta”, a Salma Hayek pegar gritos y patadas o a Antonio Banderas poner voz suave. Incluso tienes a Morgan Freeman apareciendo en un papel que le permite burlarse de la propia Shawshank Redemption.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.