Review | Penguin Bloom

Penguin Bloom (2020)
Puntuación: ★★★
Dirección: Glendyn Ivin
Reparto: Naomi Watts, Andrew Lincoln, Jacki Weaver, Rachel House y Gia Carides.
Disponible: Netflix
Selección oficial del Festival de Toronto 2020

«Penguin Bloom» es un melodrama donde el director Glendyn Ivin logra de forma nada sutil unir una metáfora de un trauma que involucra a un humano y a una urraca.

Durante unas vacaciones en Tailandia, Sam Bloom se cae de una cornisa y queda parapléjica. Meses después del accidente, ella sufre una profunda depresión, su esposo Cameron y sus hijos pequeños traen a la casa una urraca herida que la nombran Penguin, comprometiéndose a cuidarla hasta que recupere. Y así: la vida de un pájaro que vuelve a aprender a volar se junta con la historia de un ser humano que está en una silla de ruedas con el ánimo roto y así se unen, creando una metáfora obvia y sencilla; pero lejos de dicho detalle la historia que vemos ocurrió en la vida real, lo cual ayuda a no tratar mal la película.

La cinta es sencilla y nada pretenciosa, simplemente busca crear emotividad, buscando que el espectador conecté con la historia de esta familia, y para eso el director toma la vía más fácil para contar los hechos, como plantear la película desde la visión de uno de los niños utilizando la voz en off, pero hacia el final se le olvida ese detalle y coloca la cámara desde la madre.

En cuanto a los temas que trata o busca hacer, la película no los profundiza ni les crea alguna capa, dejándola completamente superficial, como los detalles que toca al plantear los motivos de superación o la aceptación de tener una discapacidad; de hecho la película cae en unos puntos que roza la delgada línea de cuestionar la idea de que una persona no está “completa” a menos que se vea y se mueva como la mayoría, solo que como no va más allá, ese punto no entra en polémica, porque al final la película es una historia de amor familiar.

Naomi Watss entrega una actuación fuerte y solemne, siendo ella la que salva la película de no perderse en la más profunda sensiblería barata.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.