Review | Exorcismo en el séptimo día

Exorcismo en el séptimo día no es una película queda miedo

The Seventh Day (2021)
Puntuación:★★
Dirección: Justin P. Lange
Reparto: Guy Pearce, Vadhir Derbez, Keith David, Stephen Lang y Robin Bartlett.
Disponible: @primevideolat

«El exorcismo en el séptimo día» es una combinación de elementos que mezcla el thriller con lo sobrenatural, pero dicha formula no termina de aterrizar correctamente, debido a que la historia es incapaz de crear un tensión y horror.

Aquí lo que tenemos es la historia de un sacerdote que es un maestro en los temas del exorcismo, al se le asigna un sacerdote aprendiz (digamos que es una mezcla ente “El Exorcista” con “Día del entrenamiento”) para que siga sus pasos y pueda aprender lo que necesita para la lucha contra el mal, solo que este nuevo recluta es algo nervioso.

Esta premisa es lo suficientemente tonta como para ser divertida, pero la forma en que el guionista y director Justin P. Lange la realizo, la película queda demasiado pesada y seca, pero tampoco es de mala calidad ni da miedo, en otras palabras, no queda en nada.

Vadhir Derbez interpreta al padre Daniel, un joven sacerdote con un don para sentir el mal, poder que se manifiesta con fuertes impresiones de las cosas terribles que sucedieron alrededor de personas o lugares. Mientras que Guy Pearce es el padre Peter Costello, un exorcista serio que carga un evento traumático con un demonio en sus primeros años.

La cinta se desarrolla durante un solo día en Nueva Orleans, mientras Costello instruye a Daniel sobre las realidades de la purga de demonios, así van de un lugar satánico a otro, hasta que se topan con un caso en particular, en el de un niño que asesinó a su familia, lo que los lleva a buscar pruebas de que el chico estaba poseído, mientras encuentran la verdad, la situación se complica y un secreto sale a la luz.

La realidad es que escribiendo esto suena interesante, pero verlo en pantalla no lo es, dado que la forma en que se desarrolla es muy torpe, las actuaciones dan pena, ni Pearce se salva, algunos momentos son ridículos por no poner otra palabra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.