Review | Medianoche en Switchgrass

Bruce Willis y Megan Fox más inexpresivos que nunca buscan a un asesino en serie

Midnight in the Switchgrass (2021)
Puntuación: ★
Dirección: Randall Emmett
Reparto: Bruce Willis, Megan Fox, Emile Hirsch, Machine Gun Kelly y Lukas Haas
Disponible: VOD

Como sabemos debido a la pandemia no todas las películas están llegando a cines directamente, algunos estudios las venden a diferentes plataformas como Netflix o Amazon, otros las estrenan en sus propios servicios como es Warner en HBO Max o Disney en la propia, pero en otros casos eses estrenos van al servicio de VOD (video bajo demanda) esas plataformas serían Google Play, Claro Video o Apple TV, entre otras, y es así como el estreno de Medianoche en Switchgrass nos llega a nuestras pantallas.

El filme estaba en el radar debido a que se decía que era el regreso al cine de Megan Fox, pero creo que seguiremos guardando dicha frase, ya que Midnight in the Switchgrass es el típico thriller criminal que está lleno de clichés que se convierte en un gran cliché en sí mismo. 

La historia sigue a unos policías que están rastreando a un asesino en serie que está matando a menores de edad que trabajan como prostitutas en Pensacola, Florida, una ciudad costera bochornosa (cero o mejor dicho nula profundidad para un tema tan tabú e importante), aquí no hay nada de reflexión moral, o algo que invite a generar conciencia como sociedad, lo único que busca es generar un morbo retorcido y estúpido, ya que ni para eso sirve.

La película marca el debut como director del prolífico productor Randall Emmett, que mejor siga coproduciendo cintas como El Irlandés de Martin Scorsese, que seguir creando obras tan horripilantes como Midnight in the Switchgrass.

La obra es tan poco efectiva que uno no sabe opinar sobre ella, de una notamos que a Emmett le gusta tomar largas escenas del zacate quemado por el sol como jugando a crear una profundidad emotiva en el relato, pero dichas escenas no aportan nada para lo que está ocurriendo, literalmente solo sirven para alargar la agonía.

El principal y gran problema de la cinta es que no se toma en serio su relato, sus personajes son una caricatura absurda, pero lo peor es que ni se compromete con su superficial intento de actualidad.

La dirección de Emmett es tan desigual que no logra crear una atmósfera digna de misterio o peligro, de hecho, su trabajo oscila en un intento de estudio melancólico sobre la vida de los detectives, pero los personajes, te hace sentir como si estuvieras viendo dos películas diferentes, igualmente insatisfactorias. Si bien las imágenes son aceptables, es difícil apreciarlas mientras se trata de darle sentido al relato.

Cuando hablo de que estuviéramos viendo dos películas diferentes en una, el perfecto ejemplo son las actuaciones, por un lado está Emile Hirsch y Lukas Haas, que logran sostener lo indefinible, ambos actores buscan crear emotividad a sus diálogos que no les ayudan, especialmente Hirsch que de plano él está en otra onda; mientras tanto todos los demás están en otro punto, aquí hay cero química entre Fox y Willis (este último apenas aparece), solo escupen frases que ni ellos se las creen; Megan Fox sigue igual de plana en sus expresiones (véase las dos escenas de la cafetería).

Para cerrar Machine Gun Kelly, él está en su propio video musical, pero tiene uno de los momentos divertidos del circo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.