Review | Physical (Serie de TV)

Physical (T1) (2021)
Puntuación:★★★★
Creadores: Annie Weisman
Reparto: Rose Byrne, Rory Scovel, Dierdre Friel, Della Saba, Lou Taylor Pucci y Paul Sparks
Disponible: @appletv

Apple TV + se ha estado convirtiendo en una plataforma interesante en cuanto a producciones de series, entre las que debutaron semanas atrás, destaca la comedia negra llamada «Physical», donde la protagonista de esta historia es Sheila Rubin, interpretada de manera brillante por Rose Byrne, quien se transforma de una ama de casa de San Diego de los años ochenta que intenta llegar a fin de mes, pero al mismo tiempo crear un imperio de video de aeróbicos increíblemente lucrativos e influyentes. 

En el transcurso de la historia, iremos viendo dos versiones de Sheila, la primera es una instructora hermosa, vestida con spandex con una sonrisa blanca reluciente y un afecto tan entusiasta que parece impenetrable, y la segunda es una ama de casa profundamente traumatizada y autocrítica que lucha con una autoestima baja por su mantener una imagen corporal perfecta.

«Physical», es una serie que busca explorar la era del exceso a través de los ojos de Sheila, momento que marcó los ochenta, pero que todavía se puede ver en nuestra sociedad actual; en este caso la serie lleva al personaje de Sheila a estar en una lucha constante entre su rol de esposa y madre contra de su posición de mujer dentro de una sociedad obligada a hacer perfecta.

Sheila vive con su esposo Danny, quienes se conocieron en la universidad cuando ambos eran activistas en los años 60, pero ahora se encuentran inmersos en un mundo donde sus ideales hippies han pasado de moda, y ahora tienen que encontrarse en una realidad diferente, donde la falta de dinero es algo que les pesa y se ven atrapados en sus viejos hábitos.

La serie hace un estudio muy cuidadoso sobre la vida de este matrimonio; buscando llevar al espectador a crear reflexiones sobre la incomunicación entre parejas, en este caso a la hora de mostrar los deseos o los sueños de uno y del otro, al mismo tiempo también hace su hincapié en retratar crudamente el trastorno alimenticio de Sheila. 

Al final «Physical» se trata del deseo de Sheila en ser una persona, una mujer, en ser vista, pero al mismo tiempo sus inseguridades la llevan a tener miedo en ser reconocida, esto debió a la forma de educación que vivió, pero ese será el viaje que intente explorar la serie en mayor o menor medida.

Una forma de la serie en lograr mostrar todo ese conflicto emocional que vive el personaje es el uso constante de un diálogo interno negativo que pasa haciendo, mismo que cae en cada escena como una ola cruel y violenta. Dicha elección permite a los espectadores sentir empatía con ella y apoyar su viaje hacia un mayor empoderamiento propio, a pesar de que toma una serie de decisiones cuestionables, algunas de las cuales parecen actuar en contra de su propio interés.  

También el programa busca cuestionar las presiones sociales que alientan activamente a las personas a adoptar peligrosos mecanismos de defensa, y esto no solo en el personaje central, sino en varios de los secundarios como es el caso de Greta o de John Breem.

Un detalle que sorprende es la forma en que se muestra los episodios de bulimia que vive el personaje, son escenas que se sienten crueles, pero no gratuitas, están muy bien cuidadas de tal manera que uno como espectador comprenda el peligro de dichos actos.

La serie siempre logra mantener sus líneas de humor negro, de hecho, estos provienen en la forma en que la serie se niega a reducir a cualquiera de sus personajes en estereotipos.

Fuera de la parte del desarrollo de la historia, otro punto a destacar es la estética cuidadosa de los inicios de los 80, y todos esos detalles excesivos que se vivió, como ver a los hogares llenos de acabados de madera oscura, con servilleteros de aguacate, o a través del uso del cabello y joyas gruesas.

Tengo que destacar las escenas de los aeróbicos, son alucinantes, las coreografías te invitan a darle duro hasta sudar.

«Physical” es una serie importante que habla directamente sin tapujos ni doble moral sobre la salud mental, lo hace con cuidado, cargando la complejidad y humor que eso lleva, al mismo tiempo nos ofrece un nuevo tipo de antihéroe femenina, una que no solo pretende ser un estudio de personaje, sino una que hace una exploración interesante de la cultura del empoderamiento

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.