Review | Trilogía Fear Street

Trilogía Fear Street (2021)
Puntuación:★★★
Dirección: Leigh Janiak
Reparto:  Kiana Madeira, Olivia Welch, Emily Rudd, Sadie Sink, Gillian Jacobs, McCabe Slye y Ashley Zukerman.
Disponible: @netflixlat

Leigh Janiak se mete de lleno en el mundo del terror al dirigir y coescribir completamente la trilogía «Fear Street», basadas en las novelas de Robert Lawrence Stine.

En la primera parte ubicada en 1994, donde la nostalgia y las referencias a otras obras son el sustento de la cinta, y claramente la más obvia es «Scream», las cuales no son puramente informativas ni mucho menos, ya que esta primera entrega tiene varios elementos en común con el slasher de Wes Craven; de entrada, está entrega ocurre en 1994 y la otra en 1996, lo cual las ubica casi en un mismo período.

Los eventos de esta trilogía ocurren em en pueblo de Ohio llamado Shadyside, y allí (según nos informa el nerd de turno Josh, que ha investigado la historia del lugar) desde hace años han ocurrido sangrientos eventos, con semejanzas el cual todo apunta a que están relacionados.

La película inicia con una matanza en un centro comercial, con escenas en homenaje a Scream, incluido un asesino que usa una máscara de calavera, de ahí nos ubicamos en conocer a los distintos personajes de la historia e incluida una bruja vengadora llamada Sarah Fier.

La segunda parte mantiene los ritmos y tonos de su primera entrega, pero ahora viajamos al pasado a 1978, cuando Ziggy es una adolescente (ahora interpretada por Sadie Sink) está junto a su hermana mayor Cindy en el Campamento Nightwing, toda una referencia a «Viernes 13».

Aquí el resultado es un exponente del género hecho y derecho, que no deslumbra ni sorprende demasiado, pero que cumple exactamente con lo que promete ni más ni menos, incluso como un buen episodio de una trilogía. Y, en ese sentido, cierra muy bien para ver el acto final.

La tercera y última parte del ambicioso trío de películas de Leigh Janiak, titulada Fear Street Part 3: 1666, nos lleva al siglo XVII para descubrir la raíz de los problemas de Shadyside, y de entrada, está parte es tan ridícula como desaprovechada, un final hinchado (que dura casi dos horas), ata superficialmente los cabos sueltos de la narrativa con poca delicadeza, una pena porque las dos primeras anteriores, repletas de referencias a la cultura pop y fundamentos temáticos subversivos, tenían un mejor potencial, cosa que está la tercera no lo tiene y no sabe cómo aterrizar.

Lo peor es que está entrega es que nunca logra aprovechar los temas del folclore colonial, realmente muchos detalles de esa época están mal ejecutados y algunos elementos como que toma a los actores de los de las primeras películas para que sean los colonos del siglo XVII (no hay respuesta del porqué), están solo para darle curiosidad a la historia, pero no termina en nada.

Algo que tiene este trio de filmes, es que la directora se la pasa de inventiva y está constantemente subrayando las preocupaciones de los eventos, haciendo que todo sea más amplio de lo que parece (el pasado acecha al presente) pero sin tomarlo en serio.

Al final estas películas son agradables y entretenidas, no son lo suficientemente interesantes como para que sean reveladoras, los personajes carecen de algo más y por momentos son estereotipos de otras películas vistas, pese a la idea de «homenaje”; en si las películas no se escapan demasiado de las fórmulas del género y se siente reciclada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.