What Do We See When We Look at the Sky? | Review

El cineasta Alexandre Koberidze crea una fábula convincente sobre las ideas del amor y el destino donde una pareja se conocen, se enamoran pero la vida les da un giro a sus vidas.

What Do We See When We Look at the Sky? (2021)
Puntuación: ★★★★
Dirección: Alexandre Koberidze
Reparto: Ani Karseladze, Giorgi Bochorishvili, Oliko Barbakadze, Giorgi Ambroladze, Vakhtang Panchulidze y Irina Chelidze
Disponible: MUBI

Sin dudas dos de los temas que más está en la memoria del ser humano son el amor, el destino y en como estos dos están ligados, es como cuando nos preguntamos ¿crees en el amor a primera vista?, esas son las ideas con las que juega el director Alexandre Koberidze en su segundo trabajo llamado What Do We See When We Look at the Sky?, una fábula sobre el amor a primera vista, donde un encuentro imposible en medio de la calle junta a dos personas pero que por motivos del destino o el cosmo su vida da un giro que parece ser una broma del karma.

Esto es precisamente lo que les sucede a Giorgi (Giorgi Bochorishvili) y Lisa (Ani Karseladze), dos jóvenes que se conocen de forma casual en la calle y deciden citarse en un bar tras coincidir diversas veces. Pero, como en un cuento de hadas, el día del encuentro ambos han transmutado su apariencia y son incapaces de reconocerse.

El filme es una historia apasionante sobre la idea del amor, pero no solo a la sensación magnética que sentimos cuando conocemos a una persona, sino también a todas sus formas: a los amigos, al hogar, a las calles empedradas de la ciudad, a helado y los pájaros que vuelan por los cielos, es a todas esas emociones que nos provocan risas o llantos, el filme es toda una experiencia sobre el «amor».

El filme inicia con una secuencia de un libro que se cae al suelo y unos pies se apresuran a recogerlo. Dos extraños chocan. Con voces sin aliento, murmuran disculpas por su torpeza. Inmediatamente se enamoran el uno del otro y, emocionados por el encuentro se apresuran a citarse para ir por un café, y así con las emociones ambos siguen su camino, pero como estamos ante un cuento, la obra sigue con el acto donde ocurre el camino hacia el amor imposible y es donde conocemos al villano que viene en el aire como si fuera un «mal de ojo, el destino los maldice y al despertar tienen caras y cuerpos diferentes. Sus talentos también se desvanecen de la noche a la mañana: Giorgi, un futbolista profesional, ahora tiene dos pies izquierdos, mientras que los garabatos científicos de Lisa, una doctora, son ahora, para ella, espaguetis alfabéticos.

Pese a sus problemas, ambos acuden a la cita y se sientan en mesas separadas. Giorgi toma unas cervezas, y Lisa un café mientras observan el panorama que hay alrededor. Pero el destino sobre el amor que sienten los lleva a tomar circunstancias convenientes, de regreso al café, asumiendo trabajos prácticos para su dueño, y así se vuelven a encontrar y como si fueran dos seres diferentes vuelve a surgir un amor entre ellos. El destino los vuelve a conectar.

Puede la historia sea muy simple, pero la forma en que está hecho el montaje ayuda a que estemos ante una obra nada convencional, y a eso le sumamos las composiciones del director de fotografíaFaraz Fesheraki (son magníficas de plano a plano), le aporta mucho dinamismo, su paleta de colores es muy amplia dándole un color único a la ciudad donde ocurre la historia, hay varios movimientos de cámara y tomas, que complementan el carácter lúdico de la fábula.

Koberidze desarrolla la película atrayendo la atención con estímulos elegantes que ayudan a darle dinamismo debido a que la obra es bastante larga y puede provocar un desinterés en el espectador.

Al final el filme es un cuento al poder del amor y del destino, que es lo que nos une como seres humanos y es ahí donde encontramos una empatía hacía los personajes protagonistas, Y esa idea termina de concretarse con la alegoría del mundial de fútbol que ocurre mientras vamos viendo la historia de amor de Giorgi y Lisa, aquí el lente de cámara capta a varias personas unidas viendo los partidos, unos brincan de emoción cuando Argentina mete un gol o cuando los niños gritan Messi.

What Do We See When We Look at the Sky? es una obra de calidad sin pretensiones ni nada, no es una cinta sencilla pero su idea sobre como el destino juega con nosotros, pero como dice el dicho «Lo que es para uno ni aunque te quites».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.