Review | It’s a Sin

It’s a Sin: una de las mejores series del año

It’s a Sin (Miniserie) (2021)
Puntuación:★★★★½
Creador: Russell T. Davies
Reparto: OllyAlexander, Omari Douglas, Lydia West, Keeley Hawes, Nathaniel Curtis y Neil Patrick Harris.
Disponible:@hbomaxla

Una de las series del año. Impresionante, tremenda y al mismo tiempo hermosa.

Ambientada en el Londres a principios de los años ochenta y que abarca la década, sigue a un grupo de hombres homosexuales que intentan seguir sus sueños, justo cuando la sombra del sida comienza a oscurecer su brillante y joven existencia.

Vergüenza, terror, incredulidad, negación, son los temas con los que juegan los personajes. El eje de la serie es Ritchie Tozer, lo conocemos en sus 18 años (interpretado brillantemente por el líder de Years & Years, Olly Alexander), un aspirante a actor de una familia conservadora; la madre es interpretada por Keeley Hawes (tremenda en el quinto episodio) que, después de un comienzo Tozer se va a vivir a Londres, donde lo escuchamos decir «¿Dónde está el lubricante?» y punto perfecto para saber cómo es el personaje.

Ritchie al llegar a Londres vive en una casa compartida con un grupo encantador y variopinto de jóvenes: Roscoe Babatunde, cuyo padre nigeriano quiere enviarlo de regreso a casa para que lo arreglen; Colin Morris-Jones, un galés dulce y reservado que trabaja como asistente de sastre cuyo jefe es un viejo abusador, y en el centro de todo, la compañera de actuación de Ritchie, Jill Baxter (el mejor personaje de la serie, el más humano). Jill se basa en una de las amigas más queridas y antiguas del creador.

La serie lo que busca no es la sensiblería barata, lo que hace es recordarnos lo poco que nadie, incluida la profesión médica, entendía sobre el VIH y el sida en los primeros años y lo que llevó a que algunas familias a perder a sus hijos, incluso ocultarlos de sus vidas, por ejemplo: destruir todas las pertenencias, o al encierro ilegal de pacientes, con comida dejada fuera de sus habitaciones hasta que un familiar o amigo llegaba a llevarla, fría y congelada, a través del umbral.

La serie hace eco a la realidad actual con respecto al Covid-19, en como sociedad no sabíamos reaccionar ante una nueva enfermedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.