The White Lotus (Miniserie) | Review

The White Lotus de Mike White es una sátira hacia la sociedad y al el privilegio blanco

The White Lotus (Miniserie de TV) 2021
Puntuación:★★★★★
Creador: Mike White
Reparto: Murray Bartlett, Connie Britton, Jennifer Coolidge, Alexandra Daddario, Fred Hechinger y Jake Lacy
Disponible: HBO Max

El nombre de Mike White lo tenemos muy presente en nuestras memorias tanto por sus trabajos como actor, como por ser un guionista bastante peculiar Beatriz at Dinner, Escuela de rockNacho libreThe Good Girl, pero en temas de serie, fue el creador de uno de los mejores programas que nos ha regalado HBO Enlightenedcon la ganadora del Oscar Laura Dern. White también ha tenido roles de director (Year of the Dog), iniciamos diciendo todo esto para enfatizar que White llega a The White Lotus con todas esas facetas, el hombre crea el programa, lo escribe y lo dirige en su totalidad.

White en esta miniserie se confirma como uno de los mejores críticos sociales actuales, su sátira acida y de humor negro es un viaje delirante.

White Lotus es una serie deliciosamente inesperada que se cocina a juego lento, de entrada, tal vez uno no logre conectar con lo que está pasando o con los personajes, pero luego del segundo episodio no puedes dejar de verla.

La historia se desarrolla en el transcurso de una semana en un complejo de lujo del mismo nombre en Hawái. Los huéspedes tienen la característica de ser blancos, con un poder adquisitivo determinado y con unos niveles insufribles. Están los Mossbachers: una mujer que es una directora general de tecnología llamada Nicole (Connie Britton), el amablemente castrado esposo Mark (Steve Zahn), la hija universitaria Olivia (Sydney Sweeney) y su mejor amiga Paula (Brittany O’Grady), además su hijo adolescente Quinn (Fred Hechinger). Están los recién casados ​​Shane (Jake Lacy) y Rachel (Alexandra Daddario), que se ven tan bonitos juntos que nadie se ha dado cuenta de lo inadecuados que son el uno para el otro. Y deambulando aturdida con varios problemas personales está Tanya (Jennifer Coolidge), quien carga las cenizas de su madre.

En otro extremo también tenemos a otros personajes, los empleados del hotel, unos que siempre tienen que andar con una gran sonrisa, escuchando con tolerancia las quejas irrazonables, aquí conocemos al gerente Armond (Murray Bartlett) y la gerente del spa Belinda (Natasha Rothwell), quien carga en ser la única persona en este paraíso fundamentalmente buena.

Entre todo esto que mencionamos, hay que agregar un pequeño detalle que hace a la historia interesante, y es que arranca con ataúd subiendo a un avión, mientras vemos a un personaje mirando hacia la ventana, dejándonos en claro que en estas vacaciones nadie regresa descansado y rejuvenecido.

La apuesta de The White Lotus es arriesgada, y está siempre llevando al borde del patetismo a sus personajes, especialmente cuando le crea un retrato estereotipado a cada uno de ellos, pero cuyo resultado termina siendo convincente y provocador, lo cual deja muy claro que su creador busca indagar en las vidas superficiales de la clase adinerada.

La serie cuestiona el concepto sobre ¿qué se necesita para ser feliz?, donde si el simple hecho de ser rico ya no es suficiente, haciendo una alegoría sobre los extremos desde un punto de vista cínico como para darse cuenta de que el estado natural del ser humano se refleja en las conductas casi animales.

White Lotus es una sátira social directa, selectivamente divertida especialmente hacia la segunda mitad de la temporada donde ya habla sobre el privilegio blanco, el colonialismo turístico y el rol de la mujer desde diferentes miradas.

En cuanto al reparto, todos están brillantes, cada uno le aporta un matiz delicioso, Bartlett carga con el personaje más complejo como el gerente que pasa en un frenesí hilarante, incluso él desde que inicia la serie se roba los reflectores haciendo que por un momento los demás sean un poco eslabones débiles, pero que van creciendo con el avance de la historia. Britton es un placer, su rol casi frágil pero vil sutilmente; Lacy clava otra variación de un detestable muchacho de fraternidad; Sweeney es una diversión fulminante, mientras que Molly Shannon, quien aparece para la segunda mitad de la temporada es de las mejores utilizadas.

Pero si hay un personaje que acapara todos los momentos que aparece es Jennifer Coolidge, su caracterización de borracha y tonta que busca ser feliz se roba toda la serie, no hay un minuto que puedas decir que sobra o este de relleno, ella es el espectáculo de The White Lotus. La escena del yate es la mejor de toda la temporada, y ya es un meme en internet.

The White Lotus, es una de las series del año, los personajes son profundos y están bien llevados, le podemos sumar las imágenes de Hawái que dan ganas de irse de vacaciones, el misterio no roba protagonismo es solo el clic para entrar, la música de De Veer ayuda a elevar el material y sus diálogos que son la cereza del pastel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.